jueves, 11 de mayo de 2017

Diario de una visita implanificada a Cuba

Día 13 de abril.



Ángel


Hoy Leti, Marco Lupita y yo nos fuimos a dar un muy buen paseo, iniciamos por tomar la lanchita de Regla que nos llevó a La Habana, de ahí tomamos un camión rojo con segundo piso que nos dejó en la Plaza de la Revolución.


Memorial a Martí

Plaza de la Revolución.



En la Plaza de la Revolución.


Nos tiramos unas fotos (como dicen acá en Cuba) y esperamos el camioncito de regreso. Esto no sucedió, muy al contrario, se tardó tanto que ya éramos mucha gente esperando sin tener claro a qué hora pasaría el camión y si nos iba a ser posible abordarlo, así que tomamos unos “cocos” que nos llevaron al parque Lennon, y después nos dejaron en el museo del ron.

Lupita, al fondo La Cabaña.



Lupita y Lennon

Por fortuna me acordé del comentario de Rosalía donde nos advirtió que en la lancha de Regla no se puede pasar con botellas, así que no compramos aquella bebida espirituosa.
Emprendimos la caminata con rumbo a la estatua del Caballero de París, y al pasar por la calle de Oficios les comenté a mis compañeros que en esa calle estaba el Centro Cultural Pablo de la Torriente Brau, así que fuimos a la casa de la cultura.
Al llegar al tercer piso nos encontramos de frente con el mismísimo Víctor Casaus, director del centro, tras una pequeña plática se acordó de Guadalupe y nos indicó donde estaba la librería.
Entramos a la sala, estaba gélida por el aire acondicionado, vimos los libros en los estantes y reconocimos algunos.
Pronto regresó Víctor, tomó una silla y se sentó con nosotros a charlar, fue una plática amable e interesante, este hombre es sin duda, una buena persona.

Víctor Casaus.




En un momento Víctor volteó hacia mí y me pregunto si conocía su libro sobre Playa Girón, yo -rápido- le contesté que sí.
-Es el “Girón en la historia” ¡tremendo libro!, sí, lo tengo y ya lo he leído.
-Ah- contestó Víctor –es que quería obsequiarte uno.
Yo y mi gran bocota.

Lupe y Víctor.



Al salir del Centro Pablo (con libros nuevos) nos dirigimos a tomar unos mojitos en “La Bodeguita  del  Medio”, el calor ameritaba tal sacrificio.
Por cierto, Marco traía puestas unas horrendas chanclas de las llamadas “pata de gallo” así que  sufría por sus malvadas chanclas, excepto cuando fuimos a la bodeguita, ahí sí que voló ¡Fue el primero en llegar!

Grafiti frente a la Bodeguita del Medio.

Ya de regreso pasamos de nuevo por  la plaza de San Francisco para visitar la estatua del Caballero de París, ahí mismo nos tiramos otras fotos en la banca de Chopin.

Lupita y Chopin
















con el Caballero Francés


Visitamos las excavaciones arqueológicas en donde hace ya mucho tiempo estuviese la muralla, actualmente se puede observar parte de esta fortificación, la casa del pescadero (cimientos) y algunos cañones encontrados en el lugar.

Excavación

Cruzamos la calle, caminamos al lado de la bahía y llegamos al muelle donde abordamos la lanchita que nos regresó a Regla.
Tras un reconfortante baño y comida, nos preparamos para el concierto de Silvio, mismo que tendría verificativo en un barrio de la Lisa, en las afueras de la capital cubana y que empezaría a las siete de la noche.
Justo a las seis llego la linda Ana, nos miró con curiosidad y nos soltó así sin más:
-¿Qué no saben que el concierto es a las seis?
Por supuesto salimos a toda prisa, apenas nos despedimos, todo para caer en cuenta que –en efecto- el concierto era a las siete.
Pero ya estábamos de camino, llegamos temprano y nos tocó un buen lugar.
Nos encontramos con Yamiris, extraordinaria amiga con extraordinario pelo azul.



-Y hubieran visto- nos dijo –antes lo traía verde perico-
El concierto lo presentó Víctor Casaus, que constantemente nos dirigió guiños y saludos, y lo abrió la hija de Vicente Feliú.
Aurora tiene una voz extraordinaria, yo creo que aún va a crecer mucho más, ya veremos en poco tiempo.

Aurora Feliú.

La tarde dio paso a una noche sideral, Silvio llenó de música el espacio entre las estrellas.











20 comentarios:

Marco dijo...

Increíble viaje, muchas gracias a ti a Lupita y a Lety por tan maravillosa experiencia.

Patricia Moda dijo...

Bueno, comento ya acá.
No me das tiempo...

Me emociona ver y reconocer, y tb ver cuánto me queda x conocer.

El caballero de París, Chopin, Lennon, el Centro Pablo...

La Bodeguita del medio.

Me encanta este diario, Armando, me parece ya empezar un nuevo viaje.

Ojalá se de en febrero.

Ana no fue al concierto?

Porque no se acercaron para pedir poder saludar a Silvio???

Recuerdo q le pregunté a Silvio si los había visto, en SC, y me dijo q a vos te había visualizado pero a Lupe no.

Patricia Moda dijo...

Cubanerias, no me mates, se me pasoooooooooo...Ya te escribiré, perdón, soy un despiste caminando.

Sergio, extraño mucho intercambiar, estuvimos mucho sin Puente.

Armando González dijo...

Mi linda Pato, no es nuestra intención importunar a la buena gente que vimos en Cuba, Silvio entre ellos, no podíamos pedir un trato diferente al que Silvio y toda su gente nos brindó a todos los asistentes a aquella noche mágica.
¡Imagina qué pasaría si se detiene a saludar a una persona en particular! Hay mucha, mucha gente que le quiere, y seguro se volcarían para poder saludarlo también. El cariño que le tenemos no nos da ningún derecho a pedirle algo diferente.
El que sí se fue corriendo tras Silvio fue Marco, le gritó:
"¡Hey Silvio, soy mexicano!"
A lo que le contestó:
"Y yo soy cubano"
Ana no fue al concierto, estaba algo cansada y prefirió quedarse a descansar.
Acá sigue puente y seguirá, con los brazos abiertos a todos los y las amigas, y yo estoy feliz de poner mi granito de arena para que sea así.
El comentario publicado por Silvio despertó miradas de terror, pero eso sucedió hasta el da siguiente, no comas ansias, ya mañana... no, mucho después, del comentario nos enteramos mucho después, así que... ¡Ya tenerás, ya tenerás!
Te mando un beso.

Armando González dijo...

Ups, no lo dije... el ángel (la primera foto) es obra de Jorge Oliva, el mismo que creara aquel ángel que se le obsequió a Silvio con motivo de su cumpleaños en noviembre pasado.

Arlen de Nicaragua dijo...

Y yo soy Nicaaaaaaaa!!!! Jajajajjajaa

Sergio dijo...

Víctor Casaus es una persona maravillosa, compartir con él momentos y platicar es algo imperdible. Me imagino Armando que así lo deben haber vivido ustedes. Un abrazo.

Paola Villada dijo...

¡Que hermoso!

Patricia Moda dijo...

Mi chico Armando, pedirme q no sea ansiosa a mi???? jajajaja, yo soy demasiado curiosa así q cuando me tienen así me carcome la ansiedad...

Que es eso de molestar a Silvio, tenían que haberse acercado con tiempo al escenario y hablar con alguno de los imprescindibles invisibles y que le pregunten a Silvio si puede recibirlos antes o después del concierto, para saludarlo.

Solo eso deberían haber hecho, q raro q a Yami no se le haya ocurrido o empujado a q lo hicieran.

Yo le avisé x SC que ustedes iban al concierto, para ponerlo en aviso, pero si no se mueven luego ustedes, él no se va a mover...

Ay, si hubiera estado yo ahí... mierda que se iba sin saludar, jajajaja

Me parece que no lo conocen aún, es libre, él no se acercará solo, es uno q debe buscarlo siempre, y él si no quiere se escabulle y chau, y si quiere está disponible, así q jamás hará algo porque quiera alguien un trato diferente... hará siempre aquello que quiere tb hacer, es muy libre.

Morí de la risa, con la respuesta a tu amigo Marco, ese es Silvio en toda su dimensión, jajajaja.

Patricia Moda dijo...

Te voy a contar algo cómo sucedió la última vez que vino a Argentina.

Fue a hablar en presentación del libro de los barrios al Centro Cultural Kirchner, yo, como otros, x Ali (q estaba en la organización) sabíamos x donde iba a acceder al lugar, así que allí fui. A la puerta de acceso.

Allí estaba Kaloian, Chris y otros silviofilos que no recuerdo ahora sus nombres, q él me presentó.
Kaloian con cara de pocos amigos, me miró y me dijo, Silvio no va a parar a saludarte, yo lo conozco y va a pasar rápido xq está apurado y no podrás saludarlo.

Yo lo miré con ojos bien abiertos, y no te escondo q me molestó q él decidiera q iba a hacer Silvio conmigo... así q seguí allí esperando bajo la lluvia.

Pero Silvio se tardaba, y yo había dejado por la entrada a Mimí que había retirado nuestras entradas para el salón, y x mensajito me había dicho que ya estaba con Sergio Daniel. A mi me dio cosita dejarlos a Mimí y Sergio haciendo cola y yo parada cual columna en la puerta de acceso.

Así que me fui, cuando entré la vi a Ali y Carlos q estaban adentro, x donde pasaría Silvio, y ví que había 2 puertas x donde Silvio podría pasar, en lados contrarios, así que le hice señas a Alita para saber x donde iría él, y ella con el dedo me señaló la puerta.

Le dije a Sergio, vamos pa'llá, así que nos instalamos los 2 del lado de adentro de esa puerta, estábamos solos. Y a mi me seguía taladrando en el cerebro "va a pasar rápido y no te saludará..." de Kaloian.

El llegó y pasó, pero corriendo y todo, recibió el apretón de mano de oso de Sergio, y cuando pasó al lado mío, yo como siempre no me acerqué, no sé porque siempre me pasa así, me quedo mirándolo a corta distancia pero a distancia. Y él se frenó, me miró, hizo "oh" y me agarró para que le diese un beso.
Yo alegre q no se haya cumplido la profecía de Kaloian.

Pero eso me hizo aprender bien, que él es muy libre, uno debe intentar, si él está disponible buenísimo y si no, no, jajaja. Pero eso es impredecible x más que, como Kaloian, lo conozcan.
Y que él sea así libre, a uno lo libera de pensar si lo está molestando o presionando o se está queriendo diferenciar...

Patricia Moda dijo...

Armando, quise modificarte el título pero me dio cosita de cagarla (siguiendo el tema...jajaja), porque eso de implanificaca...

Hay fotos que están muy grandes y con poca definición, se ven demasiado pixeladas, tal vez puedas ponerlas más pequeñas, en formato mediana...

Sergio dijo...

Que momento Patricia, inolvidable.

Gabita dijo...

Pero qué lindo Lupe y Armando!!! Gracias gracias por compartir. Me encantó. Aunque debo reconocer que mi sombra interna casi me traga cuando leo que escriben tan así "como si fuera muy normal" que se iban a ver a Silvio a un recital!!!!!! La envidia me consumía!!!! Jajjaja pero pronto la luz segundacitera vino a mí, y se me alegró el almita de imaginarlos felices diafrutando amor y belleza... Con corazón sincero los felicito!! Abrazos a los dos!

Armando González dijo...

Gracias mil Fata Pato, pero aun así creo que el llevar el ritmo de un concierto al mes significa de por sí una carga fuerte de trabajo, quizá verlo en otro momento de mayor remanso (si acaso lo tiene).
Ahora, la verdad es que tratamos de verlo, las condiciones y los tiempos no lo permitieron. Ni monguis, ya será a la ostra.
Bueno, la nueva entrada, pero antes...
¡Gabitaaaa! te mando un beso enorme.
Y a Ana Guerra También, que caray.
Bueno, a Paola también.

Jorgebraulio dijo...

¡Excelentes crónicas! Gracias.
Cuando implanifiquen otro viaje, me encantaría invitarlos a visitar la Universidad de las Artes-ISA.
Saludos desde Alamar.

Mariluz Morgan dijo...

QUE LINDOOOOO!!!!!

Nada, avisar que ya voy aquí, viajando con ustedes.

GRACIAAAASSS!!!!

JOSE MARIA (CHEMA) RODRIGUEZ dijo...

Necesito cantar "Woman", o "Imagine", o "God" en el parque Lennon un día. ¡Vaya viaje!... Eso no me lo contaron. Necesito una botella de Tequila más grande.

Me recuerdan aquel maravilloso encuentro vivido en CasaBlanca, con todos y todas, y en especial a la flaquita hermosa Déborah que la está pasando muy mal en La Habana. Que alguien más, aparte de Doris le haga saber y sentir que no está sola. Algo se nos ha de ocurrir.

Víctor es un gigante y ahora en un día como hoy les reiteró el agradecimiento a Armando y Lupe por sus generosos regalos con énfasis en el maravilloso libro de Guillermo Rodríguez que nos ha dejado la noche de ayer en una pésima decisión del destino, en tiempos ávidos de buenas letras y buenas personas.

Sigo viajando.

JOSE MARIA (CHEMA) RODRIGUEZ dijo...

Que linda anécdota de Pato. Los "Kaloian" nunca faltan, y con frecuencia tienen buena intención, pero no caen en cuenta de que a veces suman más del lado de la resignación que de la esperanza.

Me recuerdo la primera vez que Santi Feliú pisaba "Albanta" (La peñita donde trabajo); estábamos muy emocionados con la visita y yo encantado con la habilidad enorme de la dueña para conseguir dicho concierto. Era de nuestros primeros trovadores internacionales (creo el primero) que nos honraba con su presencia.
Un amigo de una estación de Radio pidió transmitir el concierto en vivo, no hubo objeción, pero debo confesar que a pesar de su buena persona es ligeramente fantoche y nos hablaba y hablaba de Santi. Con buena intención nos aconsejaba de más sobre las atenciones al artista y nos pintaba un cuadro sobre Santi que se parecía más a Shrek que al mismo Santi. Nos hablaba de alguien quisquilloso y que debíamos cuidar cada detalle en el trato a él para evitar el más mínimo roce... Nada más alejado de la realidad a la hora de conocerlo. Santiago, como muchos saben, fue cálido, amable, y sumamente nervioso, lo que me puso a mí un acercamiento a la humanidad suya y mía tremenda. Uno imagina a sus ídolos como seres olímpicos. Es lindo y hasta duro a veces descubrir que no, que lloran, mean, cagan y comen igual que uno.

Por todo esto uno debe (parafraseando a Serrat) sin importar cuan alta la vara, brincar con la intención de ser felices.

Abrazos.

Armando González dijo...

JorgeBraulio, estaremos encantados de implanificar un viaje a Alamar, sobre todo con tu guía y compañía.
Gracias.

Armando González dijo...

Chema, ningún problema, pongamosle fecha a esa botella de tequila.

Publicar un comentario