martes, 27 de marzo de 2018

Argentina sos





18 de noviembre.
Leandro le ha obsequiado a Lupita un libro que estuvimos buscando mucho, lo consiguió por internet y nos dio la dirección para pasar por él.
Nunca podremos acabar de agradecer a Gabita y Leandro las muchas atenciones, el tiempo y el cariño que nos han profesado. Espero de todo corazón verles de nuevo muy pronto.
Tomamos el subte para ir a la Plaza de mayo, nos hemos quedado de ver con nuestra amiga Rosa que nos va a guiar por un muy interesante recorrido.




Al salir a la plaza nos encontramos con la reunión lésbico-gay de Argentina, hay muchos participantes y asistentes, mucha información, música y puestos de artesanías.




Nos encontramos con nuestra amiga Rosa y emprendimos la caminata.
Nos llevó al Paseo de la Historieta, son murales y figuras de fibra de vidrio que recrean los personajes más icónicos de la historieta argentina.



Son muchas y muy variadas las figuras expuestas, bien logradas y de buen tamaño.




















Por desgracia algunas personas no entienden el alcance de una exposición de este tamaño y han bandalizado y dañado algunas de estas figuras y murales, incluso una de ellas es invadida por un puesto de mercado.
Aun así, la muestra es magnífica, el recorrido rinde homenaje a autores y personajes que, en muchos casos, son conocidos y reconocidos a nivel mundial.
Es el turno de despedirnos de nuestra querida amiga Rosa, anfitriona y amiga. Mil gracias por todas las historias, mil gracias por mantener la memoria.
Pasamos por nuestras cosas al departamento de Leandro, ahora nos vamos a la estación del tren donde nos encontraremos con Patricia.
Tal como estaba previsto, los tres tomamos el tren a Ituzaingó, en una de las estaciones intermedias nos encontramos con nuestra querida Alida.
Llegamos a nuestra estación de destino, como siempre no pudo faltar una cierta y muy divertida confusión en torno a hacia qué lado avanzar, bueno, después de algunos pocos minutos nos fuimos rumbo al lugar donde Marco pasaría por nosotros.




Al llegar a la casa ya Gus tenía puesto el fuego y avanzado el asado del que daríamos cuenta poco más adelante.
Por cierto, al bajar las maletas del porta equipaje vi una pequeña bolsa de plástico que me llamó la atención, se trata de un paquete que contiene los elementos necesarios para cumplir las rudas especificaciones del reglamento de tránsito cordoóobes, mechero, cerillos de madera y demás chunches enlistados.
Gus no exageraba con el exagerado reglamento aquel.



Al fin el abrazo con el gran Sergio.

Al fin rompimos la virtualidad con uno de los más queridos amigos de tantos años, al fin pudimos abrazar y saludar a nuestro enorme Sergio.


Amistad.




Larita.



Noche tranquila y despejada, cálida, de plática y amistad.
De pronto llegó Mimí con cara de travesura “¡Vení, vení!” me dijo. Salimos al jardín.
“¡Mirá allá!” me dijo señalando el cielo nocturno.
Yo no sé qué brillaba más, su mirada, su sonrisa o su amistad.
Justo donde su mano alcanzaba el cielo la Cruz del Sur nos saludaba.
Uno de mis más grandes sueños, uno de mis deseos más fervientes era justo ese, tener aquella constelación en la mirada.
No tengo como agradecer este regalo que Mimí me ha dado con aquella tremenda sonrisa.
Los amigos se han ido retirando, la reunión llega a su fin.
Mañana emprenderemos el regreso a casa.





8 comentarios:

Lien dijo...

Yo quieroooooooooooooooooo un osabrazo!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!

Patricia Moda dijo...

GUAU EL PASEO DE LA HISTORIETA!!!!!!

Larguirucho "habla má fuerte que no te cucho"
Don Fulgencio el eterno niño
Las chicas divito
El galán Isidoro Cañones siempre con mujeres a sus brazos, jejeje
Ahhhh, y Clemente gran comedor de aceitunas!

Infaltable Mafalda y sus amiguitos, yo creo q Mafalda debe ser a la que más fotos le disparan.

¿donde encontraste ese reglamento? en el lugar de la maleta? non capisco, tanta casualidad.

Ese asado, mmmmhhhhh, qué rico! y recuerdo mucho el momento de la salida a ver la Cruz del Sur, ¡al fin se te dio!

Ese abrazo con el osito polar es para que lo tenga la Guajira, ojalá pase de nuevo por acá.

Lien dijo...

Un pato me tá pisando!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!

Mimí dijo...

hOLA, Hola, Hola!!!!

Ahora hablo yo: cuando llegaron a casa Guadalupe, Alida, Pato y Armando para el asado de despedida -al día siguiente sería la partida de los cuates desde el aeropuerto-, el Oso Polar ya estaba en casa, esperándolos! Cuando los vi encontrarse en un abrazo, disparé esa "instantánea" que salió fuera de foco, o movida, no sé, pero no quería perderme el contacto de nuestros dos puenteros.

Esa noche Armando estuvo haciendo música, comimos, charlamos, reimos, y miramos el cielo...
Es que en esa época del año no puede divisarse la Cruz del Sur hasta bien avanzada la noche. En invierno casi no la vemos, y en verano está ante nuestros ojos todo el tiempo. Armando había estado buscando la cruz sin éxito, y yo me sentía frustrada por no poder guiarlo, hasta que por fin cerca de las 2 de la mañana ¡la vi! y me puse muy feliz!

Lien, sueño con tenerlos también a uds en casa. Quien sabe. Nunca digamos nunca...

Sergio dijo...

Parafraseando una canción:
hay momentos que no voy a olvidar, fabuloso.
Faltaba Lien nomás, mi bienquerida guajira.

Guadalupe dijo...

Puente querido:

Todavía tengo estas emociones en el corazón y la garganta, conocer a Sergio fue tan lindo, rebasamos la virtualidad y estar en casa de Mimí fue encantador.


Los quiere


Guadalupe

Patricia Moda dijo...

Lien!!!! Sí que nos pisamos, jajaja.

Yo quiero asado en lo de Mimi con TODOS! se imaginan?

Guadalupe dijo...

Pato tienes toda la boca llena de razón!
Ojalá seas pitonisa!!!
Con la Guajira sería encantador!

Publicar un comentario