sábado, 21 de octubre de 2017

Encuentro Lo Cósmico 9 de octubre

Barda en Vallegrande.


Amanecemos en Vallegrande, el Hotel Teresita cumplió con las muy bajas expectativas.
Un muy querido amigo nuestro nos comentó que en su cuarto sí había algo de agua, pero tan poquita que se tuvo que bañar “como lagartija, pegado a la pared para cachar el raquítico hilo de agua que caía”
Después de un desayuno reparador, nos dirigimos a un colectivo de artesanas vallegrandinas.


La Tropa Cósmica con las artesanas.

Nos explicaron que han tenido mucho trabajo pues no se les ha querido reconocer su trabajo.
Nos comentan que en Bolivia es bien conocido el trabajo artesanal de la zona andina, pero que en los valles también hay este tipo de trabajo más no es promovido.
Incluso muchas de las artes, como la textil y la alfarera, han estado a punto de desaparecer.
Además de todo el trabajo físico que implica la elaboración de las artesanías, estas admirables mujeres han tenido que enfrentar le machismo arraigado durante milenios.
Pese a todo, han sabido salir adelante con su arte y forma de ver y vivir, incluso su asociación ha servido de semillero para otras organizaciones de artesanos de la región.


Textil y talla en madera.

Nos han ofrecido un rico licor, algo dulzón pero sabroso que ellas mismas preparan.
Salimos de este encuentro a eso del mediodía, el sol nos aplasta con todo su poder.
Nos dirigimos ahora al hospital.
Llegamos pronto, incluso antes que el grueso de nuestro grupo.
No hay letrero alguno que indique que ahí está la lavandería y la morgue, es por eso que los primeros días pasáramos por ahí sin saber, sin darnos cuenta.
Afuera las autoridades han organizado una feria de la salud, se efectúa cada año como parte de la conmemoración.
Entramos al terreno del hospital.
No hay guardias ni nada que impida el acceso a esta zona. Han construido una barda perimetral para darle un carácter más íntimo al lugar, también han dispuesto mesas y sillas para el descanso del viajero.
Lo primero que observamos son algunas rocas, blancas y grandes que dan la bienvenida a los viajeros, son el recuerdo de los cinco cubanos que estuvieron presos en cárceles de EEUU.


Recuerdo de la visita de los cinco cubanos.

Inmediatamente a la izquierda está la lavandería, abierta en uno de sus lados, como teatro del horror que ahí se escenificó.
Las grandes tarjas donde el cuerpo del Che fue expuesto aún existen, muchas flores, fotos y cartas adornan la triste estructura gris.
La lavandería está pletórica de grafitis, mensajes de visitantes, nombres y sobre todo, frases del guerrillero.




La lavandería.

La lavandería.





La tristeza flota en el aire, la puedes respirar, la puedes palpar.
Saliendo de la lavandería un caminito conduce a la morgue.
No mucha gente va para allá, se nota que no hay tanto grafiti. El silencio es abrumador.


La morgue.



La morgue.

En la lavandería serían expuestos los cuerpos de los guerrilleros, de ahí fueron tomadas las últimas fotos conocidas del Che.
En la morgue sería mutilado su cuerpo, y de ahí desaparecería junto con los restos de sus compañeros hasta que en 1997 fueran localizados y rescatados de sus tumbas anónimas.


Yasser nos guía en la historia.

Salimos de ahí con la lágrima abierta, Yasser nos contó estos últimos acontecimientos en la epopeya del Che.
Nos dirigimos a la zona donde se encontraron los restos de los guerrilleros, Evo Morales cierra la conmemoración con un encuentro multitudinario.
Durante el acto Daniel Viglietti cantó.
Al terminar el acto arrancó un alud de música boliviana de los valles, gigantescos grupos de tarkeros al ritmo de tambores hacían danzar al aire.





Tarkeros bolivianos.

Era tanta la emoción que no me acorde ni del calor.
Al fin nos re encontramos en los buses, Yasser nos informó que muy cerca de ahí estaba la sepultura de Tania.
Nos pusimos en camino.



Ahora es un lugar tranquilo y fresco, grandes árboles enmarcan y delimitan lo que alguna vez fue una fosa clandestina y abandonada.
Yasser nos comenta cómo fueron arrojados los cuerpos de los guerrilleros, que incluso se les negó la sepultura y que fue la gente humilde de Vallegrande, con el cura como interlocutor, los que gestionaron y dispusieron los múltiples entierros incluido el de Tania, pese a la oposición de los mandos castrenses bolivianos.
La Tropa Cósmica presente en el lugar, le rinde un sentido homenaje a todos ellos, sobre todo a Tania.


La sepultura de Tania.

Hay música y poesía, hay historia. Yasser nos cuenta que el cuerpo de Tania fue localizado rio abajo, días después de la emboscada donde caería la columna de la retaguardia.
Al ser localizada los miembros del ejército boliviano mutilaron el cuerpo de Tania, dicen que por que a los soldados les dio vergüenza ver que habían matado a una mujer, yo me inclino a pensar que pretendieron quitarle su femineidad, su carácter de mujer, que pretendieron castigarla por estar en asunto de hombres. El machismo más allá de la muerte.
A Tania, a los guerrilleros caídos la Tropa Cósmica les dedican “la maldición de Malinche” de Gabino Palomares y les cantan “Como la cigarra” de María Elena Walsh, entre otros cantos e historias.



Nos retiramos del lugar, nos dirigimos ahora al Mausoleo del Che, unos cien metros adelante.
Hoy este lugar es una Casa de la Cultura, donde se dan talleres y se ofrecen conferencias.
Cuenta con un pequeño museo que exhibe réplicas de la vestimenta del Che y copias de las fotos de su periplo por Bolivia.
Hay también un teatro al aire libre y el mausoleo.
Este último es el edificio más importante de todo el conjunto, resguarda el lugar donde fueran localizados los restos de los guerrilleros, incluido los del Che.





En las paredes hay una buena cantidad de fotos que ilustran la vida del Che, al fondo una pared de mármol conmemora los nombres y rostros de aquellos combatientes.
Cuatro banderas, cinco contando la del FLN resguardan desde lo alto la fosa.
Se entona una canción en memoria del Che, a Tania le cantan “Fina estampa”, que era su canción favorita.


Mausoleo del Che, la fosa.

Tras la música, justo en el silencio reflexivo, la voz de una muy querida amiga argentina se alza y mueve incluso a las banderas:
“En Argentina se hace el pase de lista por los desaparecidos, se dice el nombre y se contesta tres veces… ¡Ernesto Che Guevara, presente ahora y siempre, Ernesto Che Guevara, presente ahora y siempre, Ernesto Che Guevara, presente ahora y siempre!”



No sé de dónde sacó mi querida amiga Ro la fuerza y la entereza para aguantar de pie la arenga, al final la vi con la lágrima a flor de piel.
Salimos del mausoleo, ya nuestras cosas nuestros recuerdos y nuestras nostalgias están en los camiones, nos dirigimos a Samaipata.

Nuestro viaje inicia su conclusión.



5 comentarios:

Mimí dijo...

Luego de esta entrada, sólo me resta hacer un respetuoso silencio.

Sergio dijo...

Adhiero a Mimí y extiendo el respetuoso silencio por la muerte de Santiago Maldonado. Tema aparte me pareció ver en una de las fotos a nuestra querida Esperanza Casanoves Cuenca.
Abrazos abarcadores.

Armando González dijo...

Mi querido Sergio, en efecto, Esperanza nos acompañó a todo lo largo del recorrido.
Siempre atenta y de buen talante, nos dio mucho gusto conocerla en persona, así como a todos los troperos que nos han distinguido con su canto y amistad.

Armando González dijo...

Hay nueva entrada.

Mariluz Morgan dijo...

Me sumo al respetuoso y emocionado silencio...

Publicar un comentario