viernes, 3 de noviembre de 2017

Daniel Viglietti

Daniel Viglietti
1939-2017




Esta es tanto una pequeña biografía como un homenaje a Daniel Viglietti, persona congruente con su pensamiento, palabra y obra.
Nació en Montevideo, Uruguay el 24 de julio de 1939.
Hijo de músicos estudió guitarra clásica hasta llegar a ser concertista, para la década de los 60´s tomó el camino de la música popular.
Durante la década de los 70´s el gobierno de Uruguay sufrió una intensa inestabilidad, la respuesta del mismo a las voces críticas fue el encarcelamiento, entre ellos, de Daniel Viglietti.
La presión internacional no se hizo esperar, nombres como Julio Cortázar y Jean Paul Sartre entre otros, encabezaron el movimiento que logró su liberación.




Daniel comienza su exilio en 1973, estará en argentina y sobre todo en Paris.
Durante este tiempo seguiría con su canto, al que nunca dejo descansar.
1984 marca el fin de las dictaduras en Uruguay y el fin del exilio de Viglietti, regresó a su natal Montevideo donde ofreció un concierto al que calificó como “el más emocionante en cuarenta años de carrera”
El trabajo de Daniel Viglietti abarcó varios ámbitos, entre ellos la investigación musical, preservación y difusión de la música latinoamericana, entrevistó a músicos y escritores.
“Memoria Sonora de América Latina” se llamó este archivo que le llevó poco más de cuarenta años.
En 1999 recuperó los derechos de sus canciones, arrebatados y desconocidos por varios sellos grabadores, desde entonces los reeditó con el sello Ayuí / Tacubé.


Sello Ayuí/Tacubé 




Su obra es muy extensa, de lo más conocido es sin duda “A desalambrar”
Dentro de su repertorio incluyó canciones, entre otros, de Violeta Parra, Silvio Rodríguez, Víctor Jara y obras de poetas como Nicolás Guillén, César Vallejo, Rafael Alberti y Federico García Lorca y por supuesto, Mario Benedetti.



En 2015 recibió el premio “Noel Nicola” de manos de Silvio Rodríguez.
Cantor de vida congruente, dedicó su último concierto público a Ernesto Che Guevara.


En la Lavandería, Vallegrande con Osvaldo Peredo.


Daniel Viglietti y su guitarra ya descansan, nos ha dejado una profunda huella con su voz profunda, su guitarra preciosista y sobre todo, la absoluta congruencia de su vida.


Yo me muero como viví...


38 comentarios:

María Consuelo Contreras Aragón dijo...

Armando, tu siempre tan elocuente para transmitir el pensamiento y especialmente el sentir en estas situaciones tan trascendentales. Gracias por el recorrido de su vida a vuelo de pájaro, rescatando lo más relevante y sentido.

Sergio dijo...

Gracias por la entrada Armando, espero ir haciendo aportes.
Abrazos.

Sergio dijo...

Daltónica

(Daniel Viglietti)

Pulgarcito de poeta
que se escapa y me cosquilla,
tan alegre, tan sin silla,
tan de amores torrenciales,
tan sin fin.

Alegría de una tierra
que se quita las fronteras,
se desnuda las caderas,
las volcánicas centrales
de una luz.

Yo lo vi,
yo lo vi, yo lo vi, yo lo vi.
El año treinta y dos
él no vivía y yo lo vi
contando sus historias
de futuro, iba entre mil.
Yo lo vi, yo lo vi, yo lo vi.

Pobrecitos los poetas,
bendiciones son daltones,
donde hay huesos ven marrones
territorios prometidos
como un sol.

Tan bracito su poesía,
se levanta en los sensuales
laberintos marsupiales
y reparte polen rojo,
se abre en flor.

Yo lo vi,
yo lo vi, yo lo vi, yo lo vi.
Era el año dos mil,
ya él no vivía y yo lo vi.
La muerte equivocada lo llevó
y él anda aquí;
y yo lo vi, yo lo vi, yo lo vi.

Pulgarcito de poeta
que se escapa y me cosquilla,
tan alegre, tan sin silla,
tan de amores torrenciales,
tan sin fin.

Crece armado de esperanza,
desentierra lo perdido,
le hace un hijo de sonido
al silencio de ese pueblo
que es maestro de sus sueños.

Que se escapa y nos cosquilla,
tan sin miedo, tan sin silla,
tan amado, tan armado,
tan de todos, Salvador.

Dáltonica, Daniel Viglietti

Sergio dijo...

Por ellos canto, Daniel Viglietti

Por ellos canto

(Daniel Viglietti)

Yo soy un desencontrado
que no busca que lo encuentren,
un caminante sin suelo,
una casa sin paredes.

Los combates de la vida
son tantos, tantos y tantos:
por ellos canto.

En el color de mi infancia
mis ojos ven doloridos
a niño que mira a un padre
y una madre divididos.

Los llamados de la falta
son tantos, tantos y tantos:
por ellos canto.

Crecí entre pianos azules
y guitarras amarillas,
el tono de mis canciones
se puso rojo de envidia.

Los crecimientos del alma
son tantos, tantos y tantos:
por ellos canto.

Canté como si supiera
con el aire de mi pueblo
y al borde de la alegría
la muerte nos quitó el sueño.

Los horrores del poder
son tantos, tantos y tantos:
contra ellos canto.

De ser un desencontrado
yo temo que al fin me encuentren,
por eso cambio de sitio
constante, constantemente.

Los exilios de sí mismo
son tantos, tantos y tantos:
desde ellos canto.

Quiero decir al final,
mi corteza es aparente,
es un modo de cuidar
mi ternura por la gente.

Los mensajes del silencio...
Por ellos canto.

El final no tiene fin
ni tuvo inicio el comienzo,
yo vivo siempre en camino,
así lucho, quiero y pienso.

Los amores que contengo
son tantos, tantos y tantos.
Los amores que contengo:
por ellos canto.

Ojalá Lien pudiera verlos también. Hasta mañana amig@s.

Mimí dijo...

Hola! Gracias por esta necesaria entrada Armando!
Cómo se extrañará a Daniel Viglietti...

Sergio, leer esas letras eriza la piel.

A propósito, te acabo de enviar un mail.

Bueno, cuenta regresiva para encuentro con los cuates...

Sergio dijo...

Anaclara

Daniel Viglietti


Con un grafo
ella escribe en las paredes "resistir",
bufanda rojinegra por la espalda,
minifalda,
Anaclara.

Borra infancia
aprendiendo en bellas artes a crecer,
con pechos de rosales sin espinas,
agua marina,
Anaclara.

Es de agua
cuando el hijo se enamora de la sed
y si el niño le regala una amapola
llora sola,
Anaclara.

Nunca encuentra
porque busca siempre el modo de no hallar,
aunque sabe que lo nuevo se conquista,
anarquista,
Anaclara.

Si la hieren
de tan tierna tiene miedo de morir
y entonces pone espinas en las rosas,
temerosa,
Anaclara.

De mañana
va tejiendo los telares de la duda,
aún desnuda preguntándole al espejo
un consejo,
Anaclara.

Hospitales
que conocen la dulzura de sus manos,
los dolores con mirarla ya se olvidan,
fisiatría,
Anaclara.

Si el camino
Anaoscura siempre claro quieres ver,
nunca dejes,
Anaclara, tu locura compañera,
tu locura de palomas casi halcones,
tus pasiones,
Anaclara.



Anaclara, Daniel Viglietti”

Sergio dijo...

El Chueco Maciel

(Daniel Viglietti)

¿Por qué tu paso dolido
del norte hacia el sur,
el pie que no supo,
el pie que no supo
de risa o de luz?

Tu padre abandona la tierra
de Tacuarembó
buscando su tierra,
una tierra suya,
y nunca la halló.

Encuentra la triste basura
donde viven mil,
encuentra la muerte,
encuentra el silencio
de aquel cantegril.

El Chueco, redondos los ojos
y sin pizarrón,
mirando a la madre,
mirando al hermano,
aprende el dolor.

La luna, semana a semana,
lo ha visto vagar
armado de espuma,
buscando una orilla
como busca el mar.

El Chueco no sabe de orilla
ni sabe de mar,
él sabe de rabia,
de rabia que apunta
y no quiere matar.

Asalta el banco y comparte
con el cantegril,
como antes el hambre,
como antes el hambre,
comparte el botín.

Así les canto la historia
del Chueco Maciel,
suena la sirena,
suena la sirena,
ya vienen por él.

Los diarios publican dos balas,
son diez o son mil,
mil ojos que miran,
mil ojos que miran
desde el cantegril.

El chueco era un uruguayo
de Tacuarembó,
de paso dolido,
de paso dolido,
de paso dolido.

Los chuecos se junten bien juntos,
bien juntos los pies,
y luego caminen buscando la patria,
la patria de todos, la patria Maciel,
esta patria chueca que no han de torcer
con duras cadenas los pies todos juntos
hemos de vencer.

(1971)

El Chueco Maciel

Mimí dijo...

Gracias Sergio!!!!

La utopía del hombre nuevo.

De ayer, en Página/12...

Buenos días a todos.

Lien dijo...

Los voa matarrrrr!!!!!!!!!!!!!
Yo en la otra entrada, desesperada sin saber de ustedes...
y ustedes acá de fiesta sin brisa... GRRRRRRRRR!!!!!!!!!!!!!!!!!!
Que me tienen que avisar cuando cambian de entrada... hasta Silvio me avisa!!!!!!!!

Patricia Moda dijo...

Entro solo para pedir perdón, porque no tengo nada de tiempo... La semana entrante prometo ponerme al día con la entrada.

Mimí dijo...

También yo. Tengo unos cuates en mi casa...

Lien dijo...

por favor... digan algo por aquí!!!!

Sergio dijo...

Canción para mi América

(Daniel Viglietti)

Dale tu mano al indio
Dale que te hará bien
Y encontrarás el camino
Como ayer yo lo encontré

Dale tu mano al indio
Dale que te hará bien
Te mojara el sudor santo
De la lucha y el deber

La piel del indio te enseñará
Toda las sendas que habrás de andar
Manos de cobre te mostrarán
Toda la sangre que has de dejar

Es el tiempo del cobre
Mestizo, grito y fusil
Si no se abren las puertas
El pueblo las ha de abrir

América esta esperando
Y el siglo se vuelve azul
Pampas, ríos y montañas
Liberan su propia luz

La copla no tiene dueño
Patrones no más mandar
La guitarra americana
Peleando aprendió a cantar

Canción para mi América o Dale tu mano al indio, Daniel Viglietti

Sergio dijo...

A desalambrar

(Daniel Viglietti)

Yo pregunto a los presentes
si no se han puesto a pensar
que esta tierra es de nosotros
y no del que tenga más.

Yo pregunto si en la tierra
nunca habrá pensado usted
que si las manos son nuestras
es nuestro lo que nos den.

¡A desalambrar, a desalambrar!
que la tierra es nuestra,
tuya y de aquel,
de Pedro, María, de Juan y José.

Si molesto con mi canto
a alguien que ande por ahí
le aseguro que es un gringo
o un dueño del Uruguay.

[Si molesto con mi canto
a alguien que no quiera oír
le aseguro que es un gringo
o un dueño de este país.]

A desalambrar, Daniel Viglietti

Patricia Moda dijo...

A desalambrar, es la primera canción que conocí de Viglietti, muy escuchada y cantada en mi adolescencia.
De hecho cuando me enteré de su muerte, alguien nombró la canción e inmediatamente a mi memoria acudió el estribillo.

En fin, un recuerdo.

Perdón mi falta de participación, pero como expliqué también en SC ando con mucho trabajo y falta de tiempo, no sé de donde sacar más tiempo... Pero ya volveré, ya volveré.

Patricia Moda dijo...

Sergio, acordate del sábado 18, asadito en lo de Mimí para despedir a Armando y Lupe.
Mira que los esperamos, a vos y tu mujer.

Sergio dijo...

Sipi Patri.

Lien dijo...

Porfa, si les llego, dénmele un beso y un abrazote enorme a mi mamilú!!!

Patricia Moda dijo...

Lien, ¿quiere decir que te llegó mi mail? el que envié por Carlos Ernesto?
Es que ya van 2 mails y no me dices nada, ni un solo hola...

Ya mismo le mando abrazo a Mariluz!

Sergio dijo...

Qué velada fantástica. Con la hospitalidad de Mimí y familia y reunido con gente maravillosa. Y por si fuera poco comí un asado espectacular. Qué más pedir a la vida. Gracias a tod@s y por todo.

Mimí dijo...

Gracias a vos Sergio, una y otra vez!

Ahora, a esperar la crónica armandística de lo que vivieron durante su paso por Argentina.

Besos puenteros para todos!

Patricia Moda dijo...

Besos también míos.

Y a la espera...

Lien dijo...

FAVOR, FAVOR, FAVOR!!!!... Apriétenme a mamilú en mi nombre hasta sacarle el aire y el catarro!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!

Patricia Moda dijo...

Mariluz dijo:

Diganle que ya me quedé sin aire y sin catarro. Y que la QUIEROOOOOO!!!

Patricia Moda dijo...

Holaaaaa

Sergio dijo...

Armando y Lupita, gracias por recordar incluirme con la mariposa en la dedicatoria al cumpleaños de Silvio. Abraosones.

Hola Patriciaaaaaa.

Patricia Moda dijo...

Holaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa, acá esperando por el diario de viaje de Armando...

Patricia Moda dijo...

cambio de perfil?

Mimí dijo...

toc toc toc

Hay alguien en casa????

Sergio dijo...

Si buscaban un toc acá toy. Te falta encontrar dos más, jaja.
No sé cómo tengo algo de humor con lo que pasa hoy en Argentina,
sin palabras. Besos y abrazos.

Anónimo dijo...

Felicidades a Tucu por aquí. QUÉ la felicidad la arrope en este día y en todos , junto al nietito bello que llegó a completarla, porque ella llena de amor estaba ya.

A Mariluz, amiga querida, no sabes cuánto te pienso y pido por uds. Si algo estuviera en mis posibilidades no dudaría en hacerlo al igual que mi familia. Seguirá la esperanza acompañando a personas buenas como uds y algo llegará, vamos a triunfar.
Saludos a todos .

Patricia Moda dijo...

Mariluz agradece, pero entenderás que no logra entrar por aquí.
Gracias.

Patricia Moda dijo...

Le aviso a la Tucu

Anónimo dijo...

Se me olvidó firmar, el anónimo es mío, de Cubanerias.
Oh Dios, cómo está mi cabeza. Uds saben. Pido disculpas.

Sergio dijo...

Tengan tod@s una muy feliz navidad. Deseos de oso noel.

Patricia Moda dijo...

jajaja, Oso Noel! Feliz navidad para vos también!

Armando González dijo...

Acá estoy, disculpen la tardanza.
Ya listo para la siguiente entrada, nuestro viaje a Argentina.
¿Listos?
Por supuesto.... ¡Feliz Navidad!

Armando González dijo...

Hay nueva entrada.

Publicar un comentario