lunes, 26 de diciembre de 2016

FELIZ NAVIDAD



Una nueva Navidad



En las tradicionales fiestas de Navidad no faltan los cantos de los villancicos navideños.








Origen de los villancicos


En la Edad Media, estas alegres canciones nada tenían que ver con la Navidad, religión o el nacimiento de Jesús, sino que se trataba de alegres composiciones que se cantaban en el mundo rural y cuyo fin era ir explicando los acontecimientos que habían sucedido en las villas (amores y desamores, fallecimientos y/o todo aquello que era de interés del pueblo). 

Al ser cantado por los habitantes de las villas pasó a conocerse a estas composiciones como villancicos.

Miembros eclesiásticos vieron en este tipo de canción sencilla una manera de comunicar el mensaje del evangelio, por lo que empezaron a adaptarse numerosas coplas con motivos religiosos y, sobre todo, con el nacimiento de Jesús y la Navidad.

La Iglesia ya tenía desde mucho antes sus propias composiciones musicales, pero la forma del villancico, al tratarse de canciones sencillas, rima fácil y letras sencillas, podían ser memorizadas por todas las persona.

Este tipo de villancico se popularizó rápidamente, convirtiéndose en canciones ampliamente interpretadas en las Iglesias durante los oficios religiosos y que después eran cantadas por el pueblo en sus reuniones familiares, siendo una manera rápida y eficaz de llevar a muchísimas más personas el mensaje del evangelio.

Desde entonces, y hasta llegar a nuestros días, el concepto, rima, letras y melodías ha ido evolucionando a lo que hoy conocemos como villancico.


Villancico Noche de Paz






Posiblemente es el villancico más popular de cuantos se cantan por estas fechas. Se lo debemos al sacerdote Joseph Mohr, quien en 1818 decidió encargar a Franz Xaver Gruber, organista y director del coro de la iglesia de San Nicolás (en la población austriaca de Oberndorf) donde celebraba sus oficios religiosos, que pusiera música a unos poemas que había escrito y que deseaba que se cantaran en la Misa del Gallo de aquel año.

Uno de esos poemas llevaba por título ‘Stille Nacht’ (Noche de silencio) y se estuvo cantando todas en la iglesia durante las siguientes navidades hasta que quince años más tarde, en 1833, el viejo oógano se estropeó y acudió a repararlo uno de los mayores expertos de la región (llamado Karl Mauracher) quien vio la partitura del villancico y decidió copiarlo para interpretarlo en la población Fügen donde residía.

Allí gustó enormemente esta composición, hasta tal punto que el propio Mauracher les entregó una copia de la partitura a la ‘Familia Rainer’, una saga de cantantes tiroleses que recorría toda Europa interpretando todo tipo de canciones populares, incorporándolo a su repertorio.

El villancico fue interpretado frente al público más selecto de la época (reyes europeos, el zar de Rusia, el presidente de EEUU) en la gira internacional que realizó la Familia Rainer.

Durante las siguientes décadas se convirtió en el villancico más famoso del planeta, aunque se desconocía por completo quién podría haberlo compuesto. No fue hasta 1995 cuando se encontró casualmente el manuscrito original y se descubrió que los autores fueron Joseph Mohr (letra) y Franz Xaver Gruber (música).

Ref: http://blogs.20minutos.es/

       

29 comentarios:

Patricia Moda dijo...

Amigos, les dejo esta entrada, con idea de compartir tanto villancicos como otras tradiciones de Navidad, o recuerdos de navidades vividas.

Patricia Moda dijo...

Les copio otra curiosidad de las tradiciones navideñas:

El origen del institucional Mensaje Navideño de Nochebuena

El origen de los institucionales Mensajes NavideñosCada país tienes su propia fecha en la que el Presidente o Jefe del Estado correspondiente se dirige a los ciudadanos a través de la televisión para dar su tradicional mensaje institucional de Navidad. En España es costumbre que el rey, Felipe VI, lo realice el 24 de diciembre, Nochebuena, a las 21 horas.

El primer mensaje de este tipo fue pronunciado por el rey Jorge V del Reino Unido en las navidades de 1932 y lo hizo a través de la cadena de emisoras de radio que la BBC tenía repartida por toda la Commonwealth. Fue un mensaje con el que quiso dirigirse a todos los ‘hombres y mujeres que están tan aislados por la nieve y por los desiertos, que sólo los pueden alcanzar las voces por el aire’ (tal y como expresó).

Cabe destacar que este mensaje fue el que aparece reflejado en la película ‘El discurso del Rey’.

Un año después, en 1933, el presidente estadounidense Franklin D. Roosevelt también hizo lo propio desde la Casa Blanca, pero no fue hasta 1939, tras el inicio de la Segunda Guerra Mundial, cuando Roosevelt lo dio por primera vez a través de la televisión y el resto de mandatarios lo copiaron.

Patricia Moda dijo...

El origen de Papá Noel
(tira el mito de la publicidad de la Coca Cola...)

El origen de Papá Noel, se conoce como Papá Noel, Santa Claus o San Nicolás, pero en el fondo es el mismo personaje. Su origen lo encontramos en Nicolás de Bari, un obispo católico que vivió entre los siglos III y IV en la región de Licia (actual Turquía) y alrededor de quien surgieron una serie de leyendas, entre ellas una que decía que hizo un acto de caridad al dejar dinero para la dote de tres jóvenes que pretendían casarse pero que el padre era sumamente pobre.

Este religioso fue canonizado, pasando a ser conocido como San Nicolás de Bari, y venerado en gran parte del centro y norte de Europa. Uno de los países donde se le adoptó como uno de los santos favoritos fue en los Países Bajos donde fue adoptado como patrón y al que llamaban Sinterklaas (San Nicolás en neerlandés). La masiva inmigración holandesa hacia Norteamérica de finales del siglo XVII se llevó hacia allí tradiciones y costumbres y entre ellas la devoción por este santo.

Con el transcurrir de los siglos el personaje fue evolucionando su nombre (todo parece indicar que fue el escritor Washington Irving, en 1809, quien deformó al santo holandés, Sinterklaas, en la burda pronunciación angloparlante Santa Claus). Más tarde el poeta Clement C. Moore, en 1823, publicó un poema donde dio cuerpo al actual mito de Santa Claus, basándose en el personaje de Irving. En 1863, adquirió la fisonomía de gordo barbudo bonachón con la que se le conoce y su peculiar vestimenta roja, con altas botas y gorra. Esto fue gracias al dibujante sueco Thomas Nast, quien pergeñó este personaje para sus tiras navideñas en Harper’s Weekly.

Muchas son las leyendas urbanas que indican que originalmente vestía de verde y que fue a raíz de una promoción publicitaria realizada por la empresa Coca-cola cuando adoptó el rojo, pero, tal y como señalo, Thomas Nast ya lo dibujó de ese modo siete décadas antes. Incluso hay portadas de la revista satírica Puck de inicios del siglo XX en las que ya aparece Santa Claus vestido de rojo, regordete y con la característica barba blanca.

Cabe indicar que a mediados del siglo XIX el personaje de San Nicolás viajó de vuelta hacia Europa, donde también se veneraban otros similares como el Bonhomme Noël francés (que vestía de blanco y dorado) con el que se fundió la tradición, llegándonos a España como Papá Noel (mucho más fácil que pronunciar que el modo galo).

Patricia Moda dijo...

Les dejo un villancico norteño (argentino):

Tralalá de Nochebuena. María Elena Walsh

Patricia Moda dijo...

Esta no es un villancico, pero como me gusta mucho lo pongo igual, jajaja

La Anunciacion - Ariel Ramirez

Armando González dijo...

Hola Patoooo, si, los villancicos son también populares en estos lares, aunque son las pastorelas quienes se llevan la palma.
De la música antigua hay que mencionar que había muchas piezas de origen litúrgico que eran interpretadas en las fiestas populares, con la diferencia que en misa eran solemnes y lentas y en la fiesta alegres y saltarinas.
Luego les cuento de un intento gubernamental por desplazar la figura de santa claus.

cubanerías dijo...

La Homilía del Papa Francisco, en la mida de Gallo de este año. Por su mensaje preofundo merece traer el texto completo.
Una visión opotuna de la sencillez de la Navidad.

La homilía del papa Francisco en la Misa de Gallo

19:00 ET (00:00 GMT) 24 diciembre, 2016

Este es el texto completo de la homilía del papa en la misa de Nochebuena
«Ha aparecido la gracia de Dios, que trae la salvación para todos los hombres» (Tt 2,11). Las palabras del apóstol Pablo manifiestan el misterio de esta noche santa: ha aparecido la gracia de Dios, su regalo gratuito; en el Niño que se nos ha dado se hace concreto el amor de Dios para con nosotros.
Es una noche de gloria, esa gloria proclamada por los ángeles en Belén y también por nosotros hoy en todo el mundo. Es una noche de alegría, porque desde hoy y para siempre Dios, el Eterno, el Infinito, es Dios con nosotros: no está lejos, no debemos buscarlo en las órbitas celestes o en una idea mística; es cercano, se ha hecho hombre y no se cansará jamás de nuestra humanidad, que ha hecho suya. Es una noche de luz: esa luz que, según la profecía de Isaías (cf. 9,1), iluminará a quien camina en tierras de tiniebla, ha aparecido y ha envuelto a los pastores de Belén (cf. Lc 2,9).
Los pastores descubren sencillamente que «un niño nos ha nacido» (Is 9,5) y comprenden que toda esta gloria, toda esta alegría, toda esta luz se concentra en un único punto, en ese signo que el ángel les ha indicado: «Encontraréis un niño envuelto en pañales y acostado en un pesebre» (Lc 2,12). Este es el signo de siempre para encontrar a Jesús. No sólo entonces, sino también hoy. Si queremos celebrar la verdadera Navidad, contemplemos este signo: la sencillez frágil de un niño recién nacido, la dulzura al verlo recostado, la ternura de los pañales que lo cubren. Allí está Dios.
Con este signo, el Evangelio nos revela una paradoja: habla del emperador, del gobernador, de los grandes de aquel tiempo, pero Dios no se hace presente allí; no aparece en la sala noble de un palacio real, sino en la pobreza de un establo; no en los fastos de la apariencia, sino en la sencillez de la vida; no en el poder, sino en una pequeñez que sorprende. Y para encontrarlo hay que ir allí, donde él está: es necesario reclinarse, abajarse, hacerse pequeño. El Niño que nace nos interpela: nos llama a dejar los engaños de lo efímero para ir a lo esencial, a renunciar a nuestras pretensiones insaciables, a abandonar las insatisfacciones permanentes y la tristeza ante cualquier cosa que siempre nos faltará. Nos hará bien dejar estas cosas para encontrar de nuevo en la sencillez del Niño Dios la paz, la alegría, el sentido de la vida.
Dejémonos interpelar por el Niño en el pesebre, pero dejémonos interpelar también por los niños que, hoy, no están recostados en una cuna ni acariciados por el afecto de una madre ni de un padre, sino que yacen en los escuálidos «pesebres donde se devora su dignidad»: en el refugio subterráneo para escapar de los bombardeos, sobre las aceras de una gran ciudad, en el fondo de una barcaza repleta de emigrantes. Dejémonos interpelar por los niños a los que no se les deja nacer, por los que lloran porque nadie les sacia su hambre, por los que no tienen en sus manos juguetes, sino armas.
El misterio de la Navidad, que es luz y alegría, interpela y golpea, porque es al mismo tiempo un misterio de esperanza y de tristeza. Lleva consigo un sabor de tristeza, porque el amor no ha sido acogido, la vida es descartada. Así sucedió a José y a María, que encontraron las puertas cerradas y pusieron a Jesús en un pesebre, «porque no tenían [para ellos] sitio en la posada» (v. 7): Jesús nace rechazado por algunos y en la indiferencia de la mayoría.

Continúa...

cubanerías dijo...

También hoy puede darse la misma indiferencia, cuando Navidad es una fiesta donde los protagonistas somos nosotros en vez de él; cuando las luces del comercio arrinconan en la sombra la luz de Dios; cuando nos afanamos por los regalos y permanecemos insensibles ante quien está marginado.

Pero la Navidad tiene sobre todo un sabor de esperanza porque, a pesar de nuestras tinieblas, la luz de Dios resplandece. Su luz suave no da miedo; Dios, enamorado de nosotros, nos atrae con su ternura, naciendo pobre y frágil en medio de nosotros, como uno más. Nace en Belén, que significa «casa del pan». Parece que nos quiere decir que nace como pan para nosotros; viene a la vida para darnos su vida; viene a nuestro mundo para traernos su amor. No viene a devorar y a mandar, sino a nutrir y servir. De este modo hay una línea directa que une el pesebre y la cruz, donde Jesús será pan partido: es la línea directa del amor que se da y nos salva, que da luz a nuestra vida, paz a nuestros corazones.

Lo entendieron, en esa noche, los pastores, que estaban entre los marginados de entonces. Pero ninguno está marginado a los ojos de Dios y fueron justamente ellos los invitados a la Navidad. Quien estaba seguro de sí mismo, autosuficiente se quedó en casa entre sus cosas; los pastores en cambio «fueron corriendo de prisa» (cf. Lc 2,16). También nosotros dejémonos interpelar y convocar en esta noche por Jesús, vayamos a él con confianza, desde aquello en lo que nos sentimos marginados, desde nuestros límites. Dejémonos tocar por la ternura que salva. Acerquémonos a Dios que se hace cercano, detengámonos a mirar el belén, imaginemos el nacimiento de Jesús: la luz y la paz, la pobreza absoluta y el rechazo. Entremos en la verdadera Navidad con los pastores, llevemos a Jesús lo que somos, nuestras marginaciones, nuestras heridas no curadas. Así, en
Segunda parte y final...(No dejen de leerla)

Jesús, saborearemos el verdadero espíritu de Navidad: la belleza de ser amados por Dios. Con María y José quedémonos ante el pesebre, ante Jesús que nace como pan para mi vida. Contemplando su amor humilde e infinito, digámosle gracias: gracias, porque has hecho todo esto por mí.

Patricia Moda dijo...

Ey, gracias Cubanerías, qué lindo poder verte: ¡Feliz Navidad!

cubanerías dijo...

Igualmente Patricia. Viste que belleza esas palabras del papa?

Saludos a todos.

Sergio dijo...

Hola querid@s amig@s del blog. Yo pienso que hay dos navidades en una. La primera es la de aquellas personas que pueden disfrutar con esta fiesta que es nada menos que la celebración de la venida de Jesús a la Tierra. La otra, es la de los olvidados, los excluídos, que probablemente estén más cerca de Jesús que los primeros. Contrastes, de los tantos que hay en esta vida. Por lo pronto puedo comentarles que cuando yo era niño y adolescente vivía la navidad muy intensamente, alrededor de una mesa gigante con cuarenta personas con un clima amigable y siempre buena comida para celebrar. Hoy, las mesas tienen muchos menos integrantes, por lo menos en mi caso.

Feliz 2017 tengan con el favor de Cristo y de las estrellas.

cubanerías dijo...

Gracias Sergio, bella tu dedicatoria.

Feliz Año Nuevo a todos los puenteros y a los amigos de los puenteros!

cubanerías dijo...

Quiero dedicarles este texto tan bello y poético, que no por conocido deja de ser estimulante.


Feliz Año Nuevo… Frei Betto


>

Feliz Año Nuevo a los artesanos de utopías, cuyas manos callosas desentierran girasoles de los pantanos de la ambigüedad; a las mujeres buscadoras de afectos recónditos, divas milagrosas del bien-amar gratuito; a los niños sobrevivientes en los corazones de todas las edades; y a los guardianes de silencios meditativos.

Feliz Año Nuevo a los magos de la delicadeza y a los que tejen lazos de cintas con las líneas del tiempo; a los auscultadores del rumor de ángeles y a los portadores de altivez luminosa montados en caballos de fuego.

Feliz Año Nuevo a los peregrinos de caminos desprovistos de oscuridad; a los buscadores de conchas en las playas solariegas de la saciedad ética; a los desatadores de nosotros en los pliegues del espíritu; a los heraldos de buenas nuevas y a los espantadores del infortunio.

Feliz Año Nuevo a quien se asoma a la ventana del alma para contemplar su propio amanecer; a los navegantes cuyas velas se mueven gracias al soplo del Espíritu; a los sembradores de horizontes translúcidos; a las bordadoras de ternura en el suelo pedregoso de nuestras desventuras.

Feliz Año Nuevo a los acampados en el vasto territorio de la insensatez, rehenes de egos inflados; a los acróbatas de extravagantes conjeturas, esclavos de sus altisonantes ilusiones; a los autores de la incongruencia cívica, inveterados jugadores del escarnio.

Feliz Año Nuevo a los corazones seducidos por el toque del amor divino; a los voluntarios de la generosidad, indicadores de caminos en las vías laberínticas de nuestros desaciertos; a los profetas inflexibles a la embriaguez de la rutina, intrépidos cultivadores de la esperanza.

Feliz Año Nuevo a los confiteros de dulces anuncios entre tantas desilusiones; a los artistas de la sobriedad, ajenos a las luces llamativas de la hipocresía; a los orfebres de la belleza preñada de densidad subjetiva; a los maestros de la sabiduría impelidos por la brisa suave impregnada de sabor a miel.


Feliz Año Nuevo a quien se niega a proferir el discurso ácido de la designificación del otro; a los habitantes de aldeas líricas, en cuyo amanecer suenan cantos compasivos; a los eremitas del desconsuelo, alimentados por el Verbo que se hace carne; a los hábiles alpinistas de la imaginación, en cuyas artes la vida se transmuta en alegorías.

Feliz Año Nuevo a los cazadores de confidencias, atentos a los detalles de la gentileza; a los orfebres de la elegancia, cuyas palabras exhalan fragancias perfumadas; a los centinelas del asombro, agraciados por el don de identificar la vida como milagro; a los artífices de la fantasía, transustanciadotes de nuestras emociones más telúricas.

Feliz Año Nuevo a quien calla los despropósitos ajenos, incapaz de transformar la propia lengua en piedra de tropiezo; a los navegantes de devaneos románticos, embriagados de poesía; y a los arquitectos del futuro, dedicados al proyecto de la ceremonia nupcial de la libertad con la justicia.

Feliz Año Nuevo a quien trasiega a despecho de los pusilánimes, entregado a la osadía de reinventar la existencia después de cada fracaso; y al guardia del farol en pleno mar revuelto, cuyo haz de luz abre vías doradas en la superficie de las aguas; y a las mujeres de corazones acunados por la preferencia de Cupido.

Feliz Año Nuevo a los ojos vigilantes al ocaso ambiental, en los que las lágrimas serán resecadas por el hollín de chimeneas lucrativas; a los desenjauladores de pájaros, intrépidos pilotos de vuelos alucinados; y a los serviciales de la gratitud, militantes del altruismo compasivo.

Feliz Año Nuevo a quien tuvo un año infeliz, herido por dolores y lágrimas, empantanado por desesperanzas y sendas oscuras: Dios quiera que ahora pueda rescatar lo mejor de sí, religarse al Trascendente y hacer del amor la razón de su renacer a la vida.

Patricia Moda dijo...

La Navidad de los olvidados, excluídos, los más pobres entre los pobres, xq no es solo material, es la preferida de Jesús para hacerse presente.
El se hace presente en todos, pero tiene sus preferidos, y son ellos, Sergio.

Cuando era niña me encantaba la magia de la noche buena, esperaba al señor gordo Papá Noel al cual nunca nunca pude descubrir, jaja.

Llegada la noche e incluso antes de sentarnos a la mesa, yo salía al jardín de adelante de casa y me la pasaba mirando las estrellas, y como después supe es común que titilasen, yo pensaba q justo en ese momento q se apagaba es q pasaba el trineo con Papá Noel, y gritaba ahí va, ahí va, jajaja.

Luego nos sentábamos todos a la mesa, y después de las 12, magicamente, aparecían los regalos en el arbolito, luego supe q venía la hija de la dentista del barrio q en su casa mi mamá los escondía, y mientras nosotros cenábamos, ella entraba sigilosa y ponía los regalos.

Para mi era algo mágico.

Feliz Año nuevo Cubanerías y Sergio querido.
Feliz Año nuevo tengan todos los puenteros amigos.

Patricia Moda dijo...

Hermosas palabras de Frei Betto, gracias otra vez Cubanerías, nos cruzamos justo.

Patricia Moda dijo...

Y luego voy a nombrar uno por uno, había una época q yo convocaba a Iraida, y ella aparecía. Así q convocaré a varios ausentes! a ver si sigo teniendo la misma potencia, jajaja.

Tucu, Mariluz, Mimí, Armando, Lupe, María Bori, Nica y si llegase Mayte, sería completo, vengan a saludar y festejar que aquí Cubanerías, Sergio y yo los estamos esperando. Abracadabrapatadecabra que se hagan presentes!!!!!

ay, será o no será? y sino se hacen presentes que les crezcan patasdecabra, jajaja.

Patricia Moda dijo...

Sentido cristiano del Arbol de Navidad

El árbol de Navidad recuerda, como hemos visto, al árbol del Paraíso de cuyos frutos comieron Adán y Eva, y de donde vino el pecado original; y por lo tanto recuerda a Jesucristo que ha venido a ser el Mesías prometido para la reconciliación. Pero también representa el árbol de la Vida o la vida eterna, por ser de hoja perenne.

En palabras de Juan Pablo II: “En invierno, el abeto siempre verde se convierte en signo de la vida que no muere […] El mensaje del árbol de Navidad es, por tanto, que la vida es ‘siempre verde’ si se hace don, no tanto de cosas materiales, sino de sí mismo: en la amistad y en el afecto sincero, en la ayuda fraterna y en el perdón, en el tiempo compartido y en la escucha recíproca” (Juan Pablo II, Audiencia, 19 de diciembre de 2004).

La forma triangular del árbol (por ser generalmente una conífera), simboliza a la Santísima Trinidad.

El árbol de Navidad y los regalos propios de estas fechas, son un modo de recordar que del árbol de la Cruz proceden todos los bienes… Por eso tiene un sentido cristiano la tradición de poner bajo el árbol los regalos de Navidad para los niños:

“Generalmente, en el árbol decorado y a sus pies se colocan los regalos de Navidad. El símbolo se hace elocuente también desde el punto de vista típicamente cristiano: recuerda al ‘árbol de la vida’ (Cf. Génesis 2, 9), representación de Cristo, supremo don de Dios a la humanidad” (Juan Pablo II, Ídem).

Arlen de Nicaragua dijo...

Villancico Indio.
(Joaquín Pasos. Poeta vanguardista Nicaragüense)

Un indio nuevo ha nacido,
un indio nacido hoy,
hoy mismo, a la media noche,
el indio nuevo nació.

¿Quién es el indio?, preguntan
las señoras del balcón.

Un indio nuevo, señoras,
un indio que nació hoy.

¿Dónde está el indio?, preguntan
las niñas de la mansión.

Está en la caballeriza,
ahí está el indio pelón.

El Alcalde me pregunta:
¿Qué indio es el que nació?
El indio nuevo es el indio
nacido, le digo yo.

¿Es un indio todo indio
o un indio medio español?
Es un español todo indio,
un indio todo español.

Un indio nuevo ha nacido,
un indio nacido hoy,
un indio nuevo, señoras,
niñas, un indio nació.

Un indio muy poderoso
como todo indio español,
un indio, señor Alcalde,
que será gobernador.

Vamos a buscar al indio,
vámonos en procesión,
allá en la caballeriza
está el indio que nació.

¿Por qué en la caballeriza?
¿Por qué no está en la mansión?
Porque es un indio que monta
a caballo, digo yo.

Vamos a buscar al indio,
vámonos pronto, señor,
porque el indio está desnudo,
está desnudo y pelón.

¿Por qué está desnudo el indio?
¿No le han comprado algodón?
Las telas que este indio viste
son muy caras, digo yo.

Vamos a buscar al indio,
al indio nacido hoy,
que nació de hembra de España
y de algo mucho mayor.

¿Es un español o un indio?
Es un indio como yo,
español como todo indio,
tan español como vos.

Y si dudáis de su sangre
española, mi señor,
¡diga la Virgen de España
si ese indio es su hijo o no!

Arlen de Nicaragua dijo...

Queridos amigos. Feliz época navideña.

Que sirva de pretexto esta fiesta bonita para reinventarnos, reencontrarnos y abrazarnos.

Especial saludo para Cubanería, Sergito y Armando... que poco los veo.

María (Puerto Rico) dijo...

Gracias Iraida por crear este espacio.
Gracias a los buenos amigos que lo mantienen.
A todos les deseo un feliz 2017

María (Puerto Rico) dijo...

Gracias Iraida por crear este espacio.
Gracias a los buenos amigos que lo mantienen.
A todos les deseo un feliz 2017

Mimí dijo...

Amigos queridos! Paso en un ratito. La computadora está ocupada Y ODIO ESCRIBIR DESDE EL CELULAR!

Antes de 2017 vengo

Mimí dijo...

Amigos queridos! Paso en un ratito. La computadora está ocupada Y ODIO ESCRIBIR DESDE EL CELULAR!

Antes de 2017 vengo

Mimí dijo...

Amigos queridos, otra vez (jajaja) parece que los celulares duplican los mensajes.
Cuánta cosa sobre la navidad por leer! hice algunos click pero terminaré luego de enviar este mensaje, antes que suceda algo y no poder comentar.

Párrafo especial para Frey Betto. Siempre atinado.

Sergio, quiero el favor de esas estrellas! lo tomo! Besos para vos y tu hermosa mujer.

Hoy es día de reunión familiar, completando la semana de festejos...
No soy cristiana, bueno, no me considero cristiana, creo que ya lo saben. Tomo de estos días los buenos deseos, la congregación entre gente que se quiere y que reafirma el deseo y el compromiso de estar juntos, de hacer de este mundo jodido uno un poco más amigable... y me someto a la ceremonia del brindis y las guitarreadas luego de las 12, entre risas y sonrisas.
No puede estar mal eso, me someto con alegría, jajaja

Besos a todos, y vamos por el 2017, antes que él venga por nosotros!!!

--------------------

Hoy llamé a Lien, no pudo atenderme (al fin había decidido bañarse para fin de años), pero hablé con el Gordo. Están bien, sólo que muy dolidos por la pérdida de un hermano de su madre. Tristes en esta fecha, pero juntos.

Estoy segura que ella hubiese pasado por aquí si tuviese la posibilidad.

Mimí dijo...

Cubanerías, saludos y besos especiales para tu familia!!!!

cubanerías dijo...

Gracias Mimí, gracias Arleen, a todos.

Como dices Mimí, son días que por tradición se unen las familias, se saludan las amistades, se abrazan los seres humanos. Pues si es bella la tradición, con o sin fondo religioso , sigamos la tradición porque es humanista y todos nosotros somos humanistas.
Además crecimos en aquello de los arbolitos, que a mí me encantan, y aquellas postales con las casitas cubiertas de nieve, jajaja. Cuando ya ibamos creciendo nos dimos cuenta que esas postales solo representaban a una parte del mundo,la que exportaba su cultura y muchos llegaban a idealizar la navidad y asociarla con la nieve. En mi país no caía ni una gota de nieve pero de niños esa era nuestra imagen. Bueno, luego todo quedó aclarado. En Argentina ponen árboles de navidad pero sin nieve.
Las tradiciones secuestradas por los poderosos.

Pero, en mi opinión, aún conociendo todo esto, me quedo con la tradición de estos días en los que se puede ser un poquito festivos y solidarios.

Mucho cariño para todos.

Patricia Moda dijo...

Cubanerías, aquí hace muchos años, cuando yo era chica también había arboles de navidad a los que le colgábamos hebras de algodón para imitar nieve, jajaja.

Después ya no, como dices, nos avivamos que la Navidad es para todos, en cada lugar donde estamos, así q si ahora nos toca derretirnos como es el caso este año, pues nada, q comida fresca y poca ropa, jajaja

Más y más saludos!!!!

ah, compartí en Segunda Cita lo que trajiste de Frei Betto, tan hermoso.

Sergio dijo...

Soy el primer visitante de 2017, no me tienen envidia, :-)
Abrazos y besos a tod@s.

Anónimo dijo...

Patriiiciaaaaaa...se acabó la navidad!
Sergio es el primero del 2017 y yo la segunda.

Regresen a estos lugares sonde fueron felices.
Abrazos.

cubanerías

Publicar un comentario