jueves, 1 de septiembre de 2016

Mariachis

  


 Andando de curioso, me encontré con que Iraida había previsto una serie de entradas que no publicó, una de ellas me llamó la atención, Los Mariachis.
    Abrí el borrador y descubrí que no había nada escrito.
   Así que retomo la idea de Iraida y con todo respeto y en su memoria, les ofrezco esta breve semblanza de los mariachis.


linograbado. Marina Pallares

   No hay un inicio claro de la música mariachi, incluso la palabra “mariachi” está rodeada de incertidumbre.
   Durante mucho tiempo se consideró que la palabra venía de tiempos de la ocupación francesa (1862), cuando soldados del ejército invasor llegaron a la zona de Cocula Jalisco, escucharon esta especial música durante una boda, al preguntar el traductor les dijo “Cést un mariage”.
   Del francés “mariage” se habría transformado hasta llegar al “mariachi”
   Sin embargo, a principios de 1980 se encontró una serie de documentos antiguos, entre ellos la carta del presbítero Cosme de Santa Ana al Arzobispo Diego Aranda y Carpinteiro, fechada el 7 de mayo de 1852 donde dice:

   “Al acabarse los divinos oficios de mi parroquia en el sábado de Gloria, encuentro en la plaza y frente de la misma iglesia se hallan dos fandangos, una mesa de juego y hombres que a pie y a caballo andan gritando como furiosos en consecuencia del vino que beben y que aquello es ya un desorden muy lamentable; sé que esto es en todos los años en los días solemnes de la resurrección del Señor, y sólo que ya sabemos cuántos crímenes y ecsesos se cometen en estas diversiones, que generalmente se llaman por estos puntos, mariachis”

     Esta carta es anterior a la intervención francesa en México y por tanto, echaría abajo la teoría gálica.
    Otra teoría es que la voz viene de la conjunción de varias lenguas autóctonas que se dieron tras la conquista.
   Según esta historia, los indios Coca tenían una infinita capacidad para aprender e interpretar la música traída por los españoles, y pronto compusieron una canción dedicada a la Virgen María, este canto se llamó “María Ce Son” (la canción de María), la voz se transformaría en “María se” y de ahí “Mariachi”.
     Por supuesto existen muchas más teorías al respecto.
    Lo cierto es que nadie sabe a ciencia cierta el origen de la voz, ni tampoco de la parte musical, lo más aceptado es que es el resultado de la idea musical e instrumentos europeos con la tradición e influencias musicales indígenas.




Conjunto Mariachi, integrado por conjunto de cuerdas.


    Los instrumentos europeos fueron adoptados rápidamente e incluidos en toda la actividad musical autóctona, la música mariachi no estuvo exenta de esta influencia, se sabe que los primeros mariachis contaban únicamente con instrumentos de cuerda (guitarra, guitarrón, vihuela, violín y en ocasiones arpa), se dice que en la huasteca (zonas cercanas al Golfo de México) se incluyó la flauta para interpretar sones llamados “Huapangos”.
   Durante toda la época colonial se consideró la música mariachi como un asunto menor y propio de castas inferiores, no fue sino hasta 1905 que se le dio cabida oficial, en el aniversario de Porfirio Díaz se mandó traer grupos de mariachis para la celebración.



Mariachi Vargas de Tecalitlán

   De los mariachis más famosos son sin duda el Mariachi de Tecolotlán y el Mariachi Vargas de Tecalitlán, fundado en 1898 por don Gaspar Vargas, este grupo musical es referencia internacional por su calidad interpretativa y apego a sus raíces tradicionales.






   Para 1936 el entonces candidato a la presidencia, el Gral. Lázaro Cárdenas del Río incluye esta música como parte de su campaña electoral.
    Es desde ahí que esta música se difunde y diversifica en todo el territorio nacional.



General Lázaro Cárdenas del Río


    En la actualidad el mariachi cuenta con alientos metal, alientos madera y la consabida sección de cuerdas, un conjunto de mariachis requiere el concurso de al menos dos integrantes, no hay un máximo pero los conjuntos más grandes llegan a tener hasta veinte integrantes.
   El cine contribuyó a la divulgación internacional de la música mariachi, con figuras como Jorge Negrete, Pedro Infante y Javier Solís entre otros.


   Por último, Iraida nos dejó tres enlaces que ahora comparto:










   Para mayor información de los Mariachis recomiendo la siguiente página: http://www.mariachi.com.mx/elmariachiorigenysignificado.html

40 comentarios:

María (Puerto Rico) dijo...

...

Mimí dijo...

Mariachis! qué sorpresa!
Armando, tengo que ver y escuchar atentamente los videos...
Qué interesante! Iraida había pensado en esto!!!??? Impactante. Su presencia nos sigue inspirando. Y llegaste vos con tu mexicanidad (se dirá así?), quién mejor para desarrollar lo que ella pensó hace tiempo...

Aquí, tan lejos, los mariachis son protagonistas e invitados -al mismo tiempo- de honor e muchas fiestas.
Luego les contaré de unos tristes mariachis argentinos que vi en un lugar muy extraño lleno de personajes olvidables, jajaja.
En un rato, ahora sólo pasé a espiar.

Gracias Armando! Un besote argentino con grito mariachi.

cubanerías dijo...

Siempre fiel a Puente Cubano.
Un gusto ver este tema ya pensado por nuestra fundadora.
Por cierto ella era muy polifacética en cuestión de músicas, sabía de todos los géneros musicales. Honor a ella.

Mis recuerdos de la música mexicana data de mis primeros años. Era tan popular en Cuba que todas, pero todas las estaciones de radio, tenían en su programación una o dos horas de esta música.
Los bares de antaño, qué decirles: una nació con música mexicana de fondo.
Puedo nombrar a los interpretes que mejor recuerdo y algunas canciones, creo que eran acompañadas de mariachis.
"La Cama de Piedra" de Pedro Infante, fue muy popular.
Miguel Aceves Mejias, Amalia Mendoza " La Tariacuri", Juan Mendoza,Antonio Aguilar, son los que más recuerdo.
Jorge Negrete fue anterior a mi capacidad de recordar, sin embargo un tio mio siempre cantaba una canción de él que hablaba de un lugar llamado Pénjamo. Algo así como "soy de Pénjamo..."

Un vecino nuestro, fanático de lo mejicano, despertaba y nos despertaba temprano en la mañana, con su radio y los programas mejicanísimos.

Más adelante, ya conociendo un poco mejor, fui fan de Javier Solís del que ya hemos hablado en este blog.

Armando, de ser posible, dime quién cantaba una canción que mencionaba a Eufemia, ese nombre era el estribillo .

La Cama de Piedra
Pedro Infante.
Espero se enriquezca este tema con la participación de todos.

Gusto en saludarte amiga Mimí, también Armando, Patricia , Sergio, y a todos.
*******************************************************

Nota fuera de tema: Cabizbaja por lo sucedido a Dilma y a Brasil. Estos pueblitos no ven lejos o quieren ver tan lejos que se les pierde el horizonte.

Mimí dijo...

Suscribo el fuera de tema de la amiga Cubanerías... (BESOS!)

Sin tiempo de más hoy, prometo volver en cuanto me dejen suspirar.

Mimí dijo...

Existe un grupo de mariachis muy famoso aquí, pero no puedo recordar el nombre... (grrr). Son bastante buenos.

Pero los hay de todos los colores y sabores. Se ofrecen shows de mariachis para fiestas de todo tipo, inclusive por MercadoLibre (red de compras de internet).

Bueno, la cuestión es que me puse a escribir y me llaman a almorzar..., luego sigo.

Mimí dijo...

Aquí estoy.

Decía: hay buenos espectáculos de Mariachis, y tienen su público.
Pero hace un tiempo, un amigo nos dijo que en su negocio había conocido a un mariachi que lo invitaba a presenciar un espectáculo que daría en un restaurante de no muy lejos de aquí. Y allí fuimos acompañando.

Al entrar, el restaurante era un bodegón (ningún prejuicio, me gustan los bodegones) pero a simple vista la higiene era más que precaria. Los manteles eran de plástico, pero ese plástico que se queda pegado a los antebrazos cuando uno apoya sus brazos en la mesa. Mala señal.

A los 5 minutos, algunas cucarachas caminaban por las paredes. Ningún prejuicio, son animalitos de Dios como uno. Pero comencé a preguntarme: si esos animalitos caminaban por las paredes del comedor, mejor no pensar en las que habría en el lugar que se cocina.
"El fuego mata todo", me dije..., valor, que lo que no mata te fortalece...

Luego de la cena, aparecieron los mariachis. Sus trajes con lentejuelas eran de la época de Lázaro Cárdenas, de un azul marino desteñido por el tiempo. Otra mala señal. No diré nada de la cara del mariachi porque también era un animalito de Dios, y no hay que juzgar a la gente por la cara que le tocó en suerte. No, nononono, que yo nunca he sido así. Mientras charlábamos con mi amigo, nos comentó que el tal mariachi en cuestión era parte del elenco de un circo, y que el espectáculo que íbamos a presenciar era parte de los números que ese circo ofrecía. Me imaginé que no era el Cirque du Soleil. Por aquí quedan unos cuántos circos con sus carpas con parches, payasos flacos de trajes remendados, gente que le pone amor y ganas a su oficio, pero..., de calidad dudosa.

No importa, igual aposté a que comenzara la música y me dijera otra cosa.

Los primeros acordes metálicos de las cuerdas de una guitarra desafinada, terminaron de confirmar que todas las malas señales estaban siendo confirmadas.

No les niego que esos lugares, con personajes extraños casi salidos de una película "freaky" (como se le dicen por aquí ahora, película con personajes grotescos y raros) me despiertan cierta curiosidad, y hasta diría que tienen encanto.

Pero esa noche, de buena música mariachi: NADA! jajaja

Beso!

cubanerías dijo...

Mimí, vos sos la que sos!!! No hay dudas.

Mimí dijo...

jajajaja, Cubanerías, a estas alturas, difícil cambiar... Mil besos a la familia!

Mimí dijo...

Disculpen la falta de seriedad, pero buscando material para aportar, me encontré con esto:

Mariachis argentinos se equivocan de fiesta.

Armando González dijo...

Mis lindas pontífices todas, Holaaaaa.
Fata Mimí, según André Bretón México es el país más surrealista del mundo, pero la Argentina no se queda atrás.
Fata Cubanerías, seguro te refieres a "Carta a Eufemia" de Chava Flores que interpretaba Pedro Infante acompañado de mariachi, deja lo busco...

Armando González dijo...

Fata Cubanerías ¿es esta?
https://youtu.be/0UEg82rHtJc

Armando González dijo...

En un ratito les cuento del traje del mariachi.

Mimí dijo...

Aquí estaremos Armando!

cubanerías dijo...

Estimado Armando, no es esa o yo estoy confundida. Es un recuerdo de mi temprana infancia, pero decía algo así como:Ay Eufemia, Eufemia, Eufemia de mis amores o dejas que te ... no recuerdos más. Era muy melodiosa, era un corrido creo.
Bueno, va y algún día la encontramos. Puede pertenecer a la misma película. La canción y por qué la recuerdo tiene una anécdota que contaré.

Armando González dijo...

Lindas, el traje de mariachi es lo que se conoce como traje ranchero de gala, lo cual es un desatino.
Los rancheros se vestían con ropa para uso rudo, propio de las labores del campo como el cultivo o el cuidado de los animales de granja.
Para días especiales y de fiesta, se usa un traje muy elegante, con adornos pero sin el barroquismo que impera en los actuales trajes de charro.
Los verdaderos trajes de gala carecen de botonaduras de plata con cadenitas, o pistolas al cinto, esta imagen pertenece absolutamente a la imagen cinematográfica y no a la realidad.
Otro caso es el traje de la China Poblana, actualmente esta indumentaria cuenta con colores muy brillantes, cananas cruzadas y poderosos pistolones.
Estos trajes típicos cuentan con una historia interesante.
Resulta que hasta los años 60’ del siglo XIX el traje de charro era utilizado por gente de trabajo del campo, siempre menospreciados y vituperados por citadinos y gente “acomodada”, el caso del traje de la China Poblana era más escandaloso, pues era la indumentaria común entre las prostitutas y era con mucho, un elemento clave para identificar a las sexoservidoras de aquella época y por supuesto, la sociedad mexicana consideraba pecaminoso tan solo portar este tipo de vestido.
Pero llegó la invasión francesa y con ella Maximiliano de Habsburgo y la emperatriz Carlota, que durante un recibimiento en Palacio salieron a la palestra, él vestido de charro y ella de China Poblana.
Ese día se acabaron los corrillos, los trajes de charro y china se pusieron de moda y la alta alcurnia palaciega empezó a usar estos trajes.
De entonces para acá se han adecuado y actualizado, al grado de perder su raíz y su significado.

Mimí dijo...

Mientras Cubanerías busca en su recuerdo y esperamos la anécdota, te cuento Armando que jamás me había preguntado el por qué de esos llamativos trajes de charro...

cubanerías dijo...

En efecto Mimí, buscando en mis recuerdos encuentro que el nombre no era Eufemia, sino Anselma. Wow! Lo que es la memoria! Por cierto y es justo decirlo,la tuve muy buena, pero ya...No me quejo, todavía tengo aciertos.
Pues resulta que empecé a recordar a Anselmo y me dije, no puede ser porque la cantaba un hombre y despues de un rato, ahí estaba clarita la canción.
Lo de Eufemia en algún lugar debo haberla oído y la asocié.

Aquí les dejo,la encontré en you tube.

Luis Perez Mesa, La Anzelma

La anécdota la dejo para mañana. Azúcar Mimí!!! Te toca esperar... jijiji.

Mimí dijo...

Escuché "La Anzelma"... jajaja, me sucede con muchas cosas. También con películas que me parecieron maravillosas en el pasado, y cuando las vuelvo a ver...
Es que esas cosas guardan el encanto del recuerdo, de aquellos momentos, de su entorno.
Hay un tango que cantaba a voz en cuello cuando era chica, lo había aprendido de un viejo disco de pasta que se llama "La pastora". Mientras lo cantaba de niña imaginaba a esa pobre pastora que iba con sus ovejas y cae en un barranco (historia muy poco tanguera, por cierto, vaya uno a saber qué inspiró a su autor a escribirla), y todavía tengo en mi cabeza las imágenes que esa historia me sugería... Hoy lo escucho y me parece un tema de poca calidad, lleno de golpes bajos y no demasiada poesía. Pero ¡quién me quita las sensaciones de aquellos días!

Cubanerías..., cómo me conocés..., sabés que esperar con paciencia no es lo mío...

Mimí dijo...

Me estuve preguntando qué significa exactamente "Charro". Armando, pongo lo que encontré y corregime si no es exacto:

Originalmente, con la palabra charro se identifica al oriundo de Salamanca (Castilla y León, en España), de ahí pasó a México, donde se ha hecho sinónimo de jinete .

Relacionada con ellos y a la vez derivada de los adornos militares de gala conocidos como charreteras , la vestimenta típica de los hombres de Salamanca es el traje de Charro.

En cuanto al significado etimológico de “rústico” que se le da a la palabra "charro", quizás provenga del vascuence "Txar" palabra que significa campesino y a que en el vasco actual se usa también para denominar a alguien “malo, dispuesto a actuar mal”.

En algunos países de habla hispana llaman, equivocadamente, "charro" también al mariachi . En realidad, este último es el músico más representativo de México mientras que el charro es el jinete tradicional.

Hoy en día, el charro es un icono de la mexicanidad y practica la charrería que está considerada como el deporte nacional en México, aunque el fútbol y otras actividades sean mucho más populares que ésta.
Es el típico hombre "de a caballo" como son el huaso chileno, el llanero venezolano, el gaucho uruguayo y argentino o el chalán peruano.

cubanerías dijo...

Para que no sufras amiguisima, aquí va la historia. No es nada sensacional pero a mí me trae un tufo de nostalgia lejana.
De niña me llevaban algunos domingos de paseo al Castillo de San Pedro del Morro ( fortaleza española a la entrada de la bahía de Santiago) y a la entrada había un barcito de lo más típico, y no había un domingo que fuéramos que no estuvieran tocando esa ranchera en la vitrola, una y otra vez. Se me grabó junto al entorno, los personajes y los hechos. En la puerta de esa cafetería o pequeño bar, era donde paraba la guagua y me parece verme con mi mamá o mi tía, allí en aquel lugar con esa música estridente de fondo. Son los recuerdos.
Por cierto cuando la visita de Tucu. Patricia y Doris estuvimos visitando El Morro.
Ya no existen ni mis seres queridos, ni el bar, ni se oye esa música ni yo estoy cerca físicamente, pero mis pensamientos siempre andan mirando el mar desde allí.
Pues esa es la historia de un recuerdo.

Abrazos rancheros.

Mimí dijo...

Oh! sí! esos recuerdos. Son de verdad sensacionales esas imágenes. Hay canciones que nos llevan, nos transportan, son verdaderas máquinas del tiempo. Y cuando una vuelve a los lugares..., ay! esos lugares.

Me aparto en un fuera de tema.

Me crié desde mis 3 a los 10 años en una casita muuuuuy pequeña que mis padres alquilaban al fondo de otra propiedad, aquí donde vivo, en Ituzaingó. Cuando tenía 10 años nos mudamos a la casa que aún habita mi madre, casa propia, hubicada a 2 cuadras de la mía.

Volviendo a la casita pequeña en que viví mi primera infancia... Allí cantaba en el fondo, que quedaba en el centro de la manzana, a los gritos, todas esas canciones que ahora cuando suenan me llevan a esos días..., qué magia! canciones de todo tipo, pero algunas en especial.

Hace pocos años conocí a un muchacho joven. Nos pusimos a charlar por temas comerciales, y cuando me dio su dirección le dije ¡vivís en mi casita!. Él vivía allí, en ese lugar pequeño que fue mi escenario a los 3 años. Me invitó a ir, y antes que terminara la invitación le dije ¡sí! vamos ahora!
Volví a entrar por ese pasillo que me parecía larguísimo ayer, y hoy no lo era tanto. Todo tenía dimensiones más pequeñas..., reconocí algunos pisos y puertas originales, otras cosas estaba cambiadas. Pero te juro, te juro Cubanerías que había ecos, ecos de esas canciones y hasta algunas plantas que quedaban como testigo de que 40 años son casi nada.

No me volveré a apartar del tema Mariachis, fue sólo un lapsus.
Besos!

Patricia Moda dijo...

Perdonen mi ausencia, en unos días vendré, salgo de viaje a San Pablo x retiro espiritual, son sólo 4 días y me prometo volver a nuestro Puente.
Agradezco montones a quienes lo están manteniendo vivo.

Armando González dijo...

Mis queridas pontífices todas:
Fata Mimí, esos fuera de tema…
Resulta que sí, que a mí también me entran las ganas de regresar a aquellos lugares que forman parte de mis recuerdos, de mis memorias.
Incluso quiero ir más allá, tengo unas ganas locas de ir a la tierra de mis bisabuelos al sur del Estado de Hidalgo. Se dónde están las antiguas casas, las haciendas, incluso sé donde reposan sus sagrados huesos.
Quiero conocer los antiguos talleres donde trabajaron las ahora silenciosas manos de mis ancestros.
Quiero pasar por los portones que siglos atrás resguardaron sus historias, quiero entrar en los cuartos que resguardan sus amores, sus secretos y desamores.
Encontrar los rastros de llantos y alegrías, ver en las paredes las luces de esperanza de niños nuevos, niños y niñas que se convertirían en nuestras raíces.
Sé que en muchos casos encontraré muros derruidos, historias olvidadas que ya nadie cuenta, quizá con suerte existan los cimientos de aquellas leyendas familiares.
Pero temo encontrarme con mucha nostalgia, con una tristeza que me inunde el espíritu, que aquellos antiguos huesos no me cuenten sus historias, que al ver perdida su herencia se queden mudos, que las palabras se queden vacías y huecas como las oscuras cuencas de sus ojos sin luz.
Y entonces no sé. Algún día iré y les contaré de las historias que resulten de ese viaje.
Fata Pato, un besote.

Mimí dijo...

Armando:

Ante esas sensaciones que comenté alguna vez en SC, cierto trovador me sugirió estas palabras de Bertolt Bretch

PREGUNTAS DE UN OBRERO QUE LEE

¿Quién construyó Tebas, la de las siete puertas?
En los libros se mencionan los nombres de los reyes.
¿Acaso los reyes acarrearon las piedras?
Y Babilonia, tantas veces destruida,
¿Quién la construyó otras tantas?
¿En que casas de Lima, la resplandeciente de oro, vivían los albañiles?
¿Adónde fueron sus constructores la noche que terminaron la Muralla China?
Roma la magna está llena de arcos de triunfo.
¿Quién los construyó?
¿A quienes vencieron los Césares?
Bizancio, tan loada,
¿Acaso sólo tenía palacios para sus habitantes?
Hasta en la legendaria Atlántica, la noche que fue devorada
por el mar,
los que se ahogaban clamaban llamando a sus esclavos.
El joven Alejandro conquistó la India.
¿Él sólo?
César venció a los galos;
¿no lo acompañaba siquiera un cocinero?
Felipe de España lloró cuando se hundió su flota,
¿Nadie más lloraría?
Federico Segundo venció en la Guerra de Siete Años,
¿Quién más venció?
Cada página una victoria
¿Quién guisó el banquete del triunfo?
Cada década un gran personaje.
¿Quién pagaba los gastos?
A tantas historias, tantas preguntas.

Mimí dijo...

...respecto de mi comentario anterior...

La lectura de eso de Bretch fue sugerida luego de un comentario mío en que cavilaba sobre las fotos viejas que había en una maletita en casa de mi madre.

Muchos de los rostros que veo al mirarlas son de personas que he conocido personalmente o por referencia. De muchos conozco sus historias y sus nombres, pero de otros ya no, y las personas que podrían contestar mis preguntas ya no están. Y algún día esas fotos quedarán en otras manos, y en otras según nos vayamos también nosotros. Y algún día ya nadie sabrá qué nombres y qué historias tuvieron esas caras.

Qué tiene que ver esto con los Mariachis? NADA! Jajaja..., disculpas Armando, pero un pensamiento llevó al otro, y además esa foto con Lázaro Cárdenas que pusiste en la entrada también fue un vehículo para estos pensamientos...

Beso grande.

Mimí dijo...

¡Caramba!, si hasta tienen una Escuela de Mariachi.

Armando González dijo...

Mis lindas pontífices, fata Mimí, sí, hay escuelas de mariachi.
Por supuesto que la mejor forma de aprender es tocando con los viejos maestros, pero no está de más la parte académica.
Resulta que hace mucho tiempo, cuando se experimentaba apenas con la fusión de la música vernácula y la culta, en otras palabras, mariachi con sinfónica, el director se acercó al marimbero y le dijo algo así como “maestro, vamos a hacer un arreglo donde empecemos en tonos menores y cerramos en tonos mayores”
El buen marimbero le contestó que sí. Un momento después se acercó el trompetista del mariachi a enterarse de la conversación.
-¿Qué te dijo el dire?- inquirió el trompetista.
-Pos, que quiere una canción que empiece en tonos menores y termine en tonos mayores- Contestó el marimbero.
-¿Y esos cuáles son?- dijo intrigado el alientista.
-Pos estas son las menores- dijo señalando las teclas pequeñas- y estas son las mayores- dijo y señaló las teclas más grandes.
Por supuesto no hay referencia alguna que esto hubiese ocurrido en realidad.
Lo cierto es que siempre es bueno tener una bonita base académica para poder interpretar el arte popular y que este no se pierda.
Aunque hay casos, por ejemplo, el ballet folclórico de Amalia Hernández, uno de los más famosos y representativos de todo México, cambió conceptos básicos de danzas rituales (desde vestuario hasta movimientos) para convertirlas en asuntos más “digeribles” para el gran público. En este caso, la academia tergiversó el concepto, se vale por supuesto, pero no es ni el baile ni el traje típico el que nos vende, sino su concepto domesticado.
Bueno, tema, tema.
Ollin Yolistli, debe leerse “Olin Yolistli” viene del náhuatl, la traducción literal sería “Movimiento Vida”, lo que quiere decir sería “Vida y Movimiento” o “Vida en Movimiento”, aunque le falta el conector que nos indique el sentido de la frase.
Mariachi y charro se confunden, en efecto, charro el trabajador agrícola y mariachi el intérprete musical, pero el mariachi utiliza el traje de charro para sus espectáculos, traje que nunca sería usado por alguien que realice el duro trabajo del campo.
Hace ya algunos años, cuando se empezaba a popularizar el asunto de los diccionarios electrónicos, el imperio Microsoft tuvo que dar marcha atrás a su definición de “charro”, pues para esta visión digital, charro era sinónimo de cobarde y traidor, tras algunas protestas, explicaciones y disculpas, el concepto fue cambiado.
Bueno. Me despido por un rato.
Desde el ombligo de la Luna, un beso para tod@s.
(Jojojojojo, risa charra de Sire IdM como diciendo “¡Charros, charros, que yo soy charro de levita!”)

Mimí dijo...

Imposible realizar trabajos en el campo con esos trajes con lentejuelas!
Pregunta tonta: ese sombrerote mexicano, ¿no se vuela fácilmente con el viento? Me imagino remontando vuelo si una ráfaga lo embolsa y el charro lo tiene bien atado a su cuello...

Cosas que se me ocurren, con todo respeto por esos bellos sombreros...

Patricia Moda dijo...

Pa mi q no lo usan con viento...

Buenisima la entrada y más con idea de Iraida!

No tenía idea, nunca me pregunté sobre su historia y menos sobre su nombre.

Acá como dijo Mimí, sí, como dijo Mimí, se puso hace un tiempo de moda contratar mariachis para las fiestas, incluso de casamientos.

Tan de moda q hay muchos mariachis truchos, o sea no son mexicanos ni siquiera descendientes.
Siempre en la Obra donde trabajo contestan unos mariachis q vienen a cantarle a la señora Perla (presidenta de la fundación) y q este año cumplió los 90 años.
Como sabemos q le gustan los mariachis, siempre se contratan y son los mismos.

Este año yo me senté a su lado, y cuando vinieron, ella disfrutaba, pero x lo bajo me dijo: lástima q tengo buen oído, xq estos q manera de desafinar... y le pregunté si hacia mucho habían venido de México, y riendo me dice, sí, vinieron hace mucho pero de Paraguay, jajajaja

Retruchos, y todos contentos xq Perla tiene sus mariachis, y ella los festeja como si les gustara... jajajaja

Patricia Moda dijo...

Ay Dios, perdón x el celular. Donde dice contestan debe decir contratan

Patricia Moda dijo...

En el baile del último vídeo te imaginaba a vos bailando, Armando, con Lupita.

Patricia Moda dijo...

Yo lo q quiero saber es la historia de Cielito mio.

Y de cómo se hizo famosa en el mundo entero.

Patricia Moda dijo...

mi único aporte mariachis

Mimí dijo...

Les Luthiers..., por siempre. jajaja

Patricia Moda dijo...

siiii, jajaja

Ónde se metió Armando? yo quiero q me cuente del baile mariachi y quiero que me cuenta de Cielito mío, buahhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhh

Y Sergio, no vino por esta entrada....

Sergio dijo...

¿ Qué puede ofertarle un pión,
que no sean sus pobrezas...?.
A veces me entra tristeza,
y otras veces, rebelión.
En más de alguna ocasión,
quisiera hacerme perdiz,
para ver de ser feliz,
en algún pago lejano.
Pero a la verdad, paisano,
¡ me gusta el aire de aquí... ¡.

Un fuera de tema total, letra de una canción de Atahualpa Yupanqui.

Les leo siempre, aún sin saber aportar algo. Besos y abrazos.

Mimí dijo...

Sergio aparece de la mano de Atahualpa. Un fuera de tema total! jajaja


A mí también me gusta el aire de aquí, Sergio..., qué se le va a hacer..., a pesar de los pesares.

Beso!

Mimí dijo...

"Cielito lindo" (tomado de wikipedia, corrija don Armando si algo no es fiel a la verdad...)

«Cielito lindo» es una canción tradicional mexicana, compuesta en 1882 por el mexicano Quirino Mendoza y Cortés, quien se inspiró en su esposa (a quien conoció en la sierra y poseía un lunar cerca de la boca). La canción, usualmente acompañada de mariachis, ha sido parte del repertorio de importantes figuras folklóricas como Pedro Vargas y Luis Aguilar. Esta canción es un símbolo informal de México, especialmente en el extranjero, donde grupos de mexicanos cantan para identificarse como tales (como ocurre, por ejemplo, durante las copas mundiales de fútbol o los juegos olímpicos).

«Cielito lindo» ha sido interpretada por numerosos artistas, como Tito Guízar, Pedro Infante, Vicente Fernández, Ana Gabriel, Luciano Pavarotti, entre muchos otros. También, formó parte de la banda sonora de la película mexicana Los tres García (seguramente se trata de 3 de los García de la familia de Armando).

De acuerdo con Margit Frenk Alatorre, parte de la canción está basada en una seguidilla del escritor español Lope de Vega, que dice: «Una flecha de oro / me tiró el amor: / ¡Ay, Jesús, que me ha dado en el corazón…», similar en «Cielito lindo» a: «Una flecha en el aire (cielito lindo) / tiró Cupido / él la tiró jugando (cielito lindo) / y a mí me ha herido». En la versión mexicana se modifica la métrica (por el pentasílabo agregado a la seguidilla) y se cambia el amor por el personaje imaginario que enamora: Cupido.

También, Francisco Rodríguez Marín recopiló versos parecidos en Cantos populares españoles: «A tu cara le llaman / Sierra-Morena / y a tus ojos, ladrones / que andan por ella. / Por la Sierra-Morena / vienen bajando / un par de ojillos negros / de contrabando».

Asimismo, la citada Sierra Morena podría referirse a la Sierra Morena en España (ubicada entre Extremadura y Andalucía), que fue durante mucho tiempo la frontera con Granada, la última región árabe en la península ibérica hasta que fue conquistada por los Reyes Católicos de Castilla en 1492. Aunque también podría aludir a la Sierra Morones en el estado de Zacatecas, México, ya que el compositor tenía antecedentes familiares en ese estado; no obstante, el estribillo sobre dicha serranía española existe en las trovas populares desde antes de la composición. Por otra parte, es posible que «ojitos negros» aluda a la sangre árabe o morisca presente en España, que pasó a Nueva España durante la colonización española de América y llevó consigo tradiciones como el uso de la guitarra que, junto con las costumbres locales, se convirtieron en parte de la cultura y folclore mexicanos.

Con todo, la canción está registrada ante la Sociedad de Autores y Compositores de México y los herederos de Quirino Mendoza aún cobran los derechos de autor.

Patricia Moda dijo...

Ajá, gracias Mimí.

Podría decirse, entonces, que es casi casi plagio de varias canciones populares? jejeje, una menesunda...

Otra preguntona de esta ignorante, ¿Luis Aguilar? es el Luis Aguilar q andaba por aquí en las décadas 60-70... o será otro?

Como verán no sé nada sobre este tema, así q espero siempre me desasnen!!!

Sergio aparece cuando pregunto por él, jajajaja, che, Sergio, yo seré una super caradura, porque como verás no toco ni de oído en este tema pero participo igual, jajajaja

y sigo ONDE ESTÁ ARMANDO???????????????????????????????????????

Armando González dijo...

Perdón perdón, ando vuelto loquito, pero ya tengo nueva entrada, esperen... esperen...

Publicar un comentario